lunes, 20 de octubre de 2014

15 COSAS QUE ME GUSTAN HOY


1-Que las chicas le digan cosas a mi perro. Cosas bonitas, atenciones y piropos. No es que no me guste que los chicos alaben lo joven que se mantiene Crispín... (Tiene casi 15 años) Es que sé que cuando es una mujer la que se para a hablar conmigo, le une un profundo respeto/admiración animal, y no hay un interés más allá. Las transexuales que ejercen la prostitución en mi calle son muy dadas a hablarme de sus mascotas y contar sus historias, a raíz de acariciar a mi perro. Se inicia una conversación que luego no recuerdan de una vez para otra, supongo que porque van sensiblemente ciegas.


2-El olor de las farmacias.

3-La palabra "ferrocarril".

4-Llevar el bolso muy muy abajo. Me refiero a estirar la correa muchísimo y que me llegue por la rodilla. Y bolsos grandes, tipo zurrón. Siempre me pareció una ordinariez cómo llevaba los clutch Diana de Gales, apretados bajo la axila. (¡Cómo olería aquello!) Sé que es pasajero, pero en estos días me da seguridad que el bolso se deje llevar por la gravedad muchos centímetros bajo mi hombro.


5-Cotillear casas. Siempre he pensado que sería fascinante un programa llamado "En casa de", pero pillar la casa sin arreglar. Ver cómo son las sartenes de Rafa Nadal, si hay mecheros en las mesitas de Chenoa o si Cristina Pedroche hace la cama por la mañana. Lo que menos me importa son estos personajes. No haría falta ni que salieran. Solo me interesan sus casas.


6-Que la vergonzosa gestión política de España sirva para despertar conciencias adormecidas. Que casos como el de "el pequeño Nicolás", se convierta en epítome y mofa de un sistema tan clasista como trágico.

7-El hummus. ¡Qué rico el hummus!

8-Que me digan que tengo una piel estupenda. Hoy me lo ha dicho Adrián González (Conozco a dos Adrián González; en este caso me refiero al gay) y Diana Montero. Y sí, la tengo. Y creo que es gracias a beber mucha cerveza y menos agua de la que seguro debería, haber fumado, salir mucho, dormir poco, no haberme hecho una limpieza de cutis jamás, disfrutar del sol en verano, gesticular mucho (sonreír sobretodo)  y no desmaquillarme cuando llego un poco perjudicada a casa... Resumiendo: Se debe a ser feliz.


9-Conocer el olor de mi casa. Ese olor que vive impregnado en nosotros y solo percibimos al volver de viaje. Mmmm...

10-La página de facebook de All girl bands. Las fotos son chiflantes; me hace descubrir grupos increíbles (y sorprendentemente, la mayoría de los comentarios son de varones).


11-Ir caminando a todas partes.

12-Descubrir que es posible vivir sin IKEA ni grandes presupuestos; y sin ZARA; y sin HyM... Disfrutar desde fuera y utilizar el último cartucho que nos queda. Ya no somos votantes, somos consumidores ¿Sí? Pues se van a enterar de lo que consumo... He de decir que me he desenganchado poco a poco. Todavía compro bisuta y calcetines en grandes superficies. Y bebo cerveza Alhambra,  y Sol porque los anuncios de las demás me dan asco. Obviamente no se puede prescindir de todo, pero hay tal oferta (y tan buenas basuras, añado) que otro consumo es posible. Y lo recomiendo.

13-Un beso bajo la lluvia.

14-Observar a la gente e imaginar sus vidas.

15-Hacer cosas. Cosas en general y en particular. Sola, con amigos, y con enemigos. Hacerlas. Vivir. Que termine un día y piense "Hoy no he hecho nada. Bueno sí. He hecho muchas cosas".



Lo dice Diana Aller

miércoles, 15 de octubre de 2014

VERDADES COMO PUÑOS

-Los árbitros y las mujeres del tiempo tienen nombres raros.
-El anuncio de U2 con los Ramones en su silueta no tiene ni pies ni cabeza.
-Me estoy leyendo el (supuestamente polémico) libro de Víctor Lenore y me está fascinando.
-La única relevancia del tema Ébola en España es que estamos gobernados por incompetentes.
-A partir de cierta edad, salen canas en salvas sean las partes.
-Las bandas tributo dan lastimilla.
-Raquel Bollo no cae bien a nadie.
-El Estado Islámico y su crecimiento dan auténtico pavor. Eso sí que es una amenaza real.
-La gente que pregona paz interior es chunga.
-Internet está lleno de talento sin remunerar (y las empresas llenas de inútiles con nómina).
-Angelina Jolie hace muy bien en no tener redes sociales. Es aburrido humanizar a las celebrities.
-El concepto "entretiempo" (como "merienda-cena" y tantos otros) es absolutamente fascinante.
-Me avergüenzo tanto como me enorgullezco de ser española.
-La ropa de las grandes superficies es absolutamente vulgar.
-La cagué poniendo mi nombre a este blog. Si fuera anónimo podría contar muchísimas cosas muy jugosas.
-Tony Cantó y su oportunismo, los treintañeros volcados en su trabajo, la alimentación animal al por mayor, quienes se excitan sexualmente con menores, las tarjetas opacas, fardar por tener el último iPhone... son cosas realmente sucias.
-La inteligencia está sobrevalorada.
-Tener hijos tiene muchísimo sentido.
-El batido de pera con un poquito de azúcar moreno y canela está riquísimo.
-Todo el mundo se mete con los cupcakes, Russian Red, Sálvame, los hipsters, o los gordos porque son un blanco fácil. ¡Cobardes!
-Joaquín Sabina, no te soporto.
-Teniendo un clima y unas horas de sol fantásticas, estamos perdiendo el derecho de habitar nuestros espacios públicos. En Madrid no se puede tomar una cerveza en la calle, la arquitectura faraónica de Gallardón nos ha dejado plazas asfaltadas sin sombra ni árboles y fabrican bancos individuales y "antimendigos". Se fomenta que la gente viva en urbanizaciones de puertas para dentro, se exageran peligros sociales y se favorece el aislamiento. Tenemos que responsabilizarnos y hacernos con nuestros lugares. Las calles son nuestras.
-Vivir con incertidumbre es maravilloso. Que nadie nos haga creer lo contrario. Si supiéramos lo que va a ocurrir, no tendríamos ilusión.
-La gente que llama "peques" a los niños, no merecen gran respeto.
-Comprar una planta trepadora, notar el perfume de alguien al saludarlo, un ratito de sol en un día lluvioso, hacer chocolate caliente o soñar vidas imposibles, son razones suficientes para vivir.
-La familia no se elige, se soporta.
-En Italia son horteras, pero tienen un trasfondo muy estético.
-Los sueños, el adn, la noción de Dios y el DMT están profundamente relacionados.
-Un lepero fue rey de Inglaterra.
-La burbuja bloggera terminará estallando (y me refiero a egobloggers de moda, que son quienes mueven la panoja).
-Mi prima Cinta, -excelente persona y puede que mejor pintora incluso- recuerdo que una vez me dijo que cuando estaba en casas ajenas, le encantaba por la mañana sentarse un ratito en el salón. Y tenía razón, mola.
-La luna llena influye en los efectos del alcohol, las drogas, el sexo y el ánimo. Les invito a que lo testen el próximo jueves 6 de noviembre.

Lo dice Diana Aller

lunes, 13 de octubre de 2014

COSAS QUE PASAN (DE VERDAD) EN EL AMOR Y EL SEXO (2ª Parte)

-Un olor determinado que es  "el olor": Subyuga, enloquece y hace perder la razón. Ni siquiera es agradable... Es sexo; es más allá. Es otra constelación, muy, muy lejana a este mundo.

-Que todas las canciones hablen de nuestra relación (retorcida, imposible, maravillosa) con ese chico. Y que las disfrutemos horrores cuando las escuchamos.

-Manchurrón blanquecino de flujo en las bragas negras. Un clásico.

-Acostarse con un guiri. Follar en otros idiomas. Complicación absoluta; maravillosa, locurón, gritar una mezcla de lenguas que incluyen el esperanto y el arameo.

-Tíos que tienen problemas con su novia ¿Qué me estás contando? ¿Te cuento yo cómo separo por colores la colada? Porque el interés es el mismo...

-Ese mechoncito de pelo en el entreteto masculino con forma de pubis... ¡Buf!

-Hacerse fotos y/o videos y/o chatroulettes hecha una guarra (y pelín borracha) y vivir arrepentida y con miedo después toda una vida.

-Perder la perspectiva con respecto a la homosexualidad masculina. ¿Es posible que nos falle el radar?

-El amigo de su novio que le hace chorrear.

-Follar hasta enamorarse.

-Ellos no quieren una mujer interesante de la que aprender y que les inspire. Solo buscan una necia para que les admire, y les chupe la polla y el ego.

-Tener una hora y 43 minutos y medio a un tío titileando la lengua en torno al coño y que no sepa hacerlo. Ese absurdo momento de decirle "Oye, para ¿mejor follamos?"

-Amigas que comparten información sobre el tamaño del miembro de su última conquista.

-Estar hecha una cerda, que él se corra y en 0,43 segundos le entre sueño. ¿Perdona? ¿Y yo qué?

-Improvisar un trío y darse cuenta de que es lo que siempre ha querido en la vida. ¡Por fin!

-Llegar a una fiesta; clichar al personal y pensar que lo más follable que hay allí es una lesbiana con canas. Tristeza. España.

-Follar por follar.

-Intentar que algo funcione haciendo cosas de novios: ver series, levantarse juntos un martes por la mañana, ir a cenar... Pero no. Es mentira. Y saberlo en el fondo y en la forma. Querer sufrir cuando la cosa hace aguas, y ni siquiera poder.

-Ventosidades vaginales incontroladas después de yacer a cuatro patas.

-Cada vez más chicos me cuentan que sus ex les pedían que las pegaran. (¿De verdad son tan malrolleras las tías?)

-Empirismo puro: Quien besa bien folla bien, quién besa mal, folla fatal.

-Que a ése chico que usted tiene por adalid del buen gusto, solo le atraigan las chonis con escote y botas. ¡Brrr!

-Se le corren en la boca y se niega a tragarlo. Está caliente y sabe raro ¿Qué hacer? Instante de incertidumbre que dura dos siglos y medio. (Y suele acabar de una forma muy poco poética).

-El cigarro postcoital. Maravilla.

-Enamorarse de verdad; de doler; de gozar, de no poder ni respirar. Y negarlo ante sí misma como una bellaca.

-Una mujer de la que me fío muchísimo me dijo textualmente "No sabes lo que es follar de verdad hasta que no lo haces con un gitano o un moro". Me da que moriré virgen.

-La eterna duda sobre la parte de piel y de pelo que comprende la ingle brasileña. No hay un acuerdo al respecto. Naciones Unidas debería intervenir ya.

-Las amigas de su novio son intelectualmente diferidas (por no decir retrasadas mentales), y usted vive mordiéndose la lengua, claro.

-Parejas monísimas -de esas que les quedan bien los vaqueros a ambos- haciendo la compra en el súper de El Corte Inglés. ¿Dónde se conoce esa gente? ¡Yo quiero ir!

-Chicas que en el perfil de las redes sociales se hacen fotos desde arriba, simulando (probablemente de forma inconsciente) la panorámica que de ellas tienen al hacer una felación. Y ojito, que tienen mucho éxito.

-Tontear durante semanas por cualquier red social. Y al final tiene novia.

-Chicas que ponen a parir su novio y buscan su complicidad. No paran hasta que usted dice lo cabrón que es. Luego vuelven con él. Son felices y usted se siente miserable.

-Sujetadores con relleno. Milagros multiplicadores como los panes y los peces.

-Usar el Tinder, el Happn, el whatsapp, el facebook... para zorrear desde casa con el pijamita metido por dentro y el pelo sucio en una coleta.

-Esos supraseres que dedican más de 20 minutos seguidos a lamernos las tetas.

-Sería perfecto si... (Y hay una sola objeción): Su dentadura no me diera asco; su estatura fuera al menos como la mía; tuviera voz de hombre; no fuera cocainómano; tuviera pelo; no viviera en Bergamo...

-Microenamoramientos de 5 segundos, tan intensos como una peli de Kurosawa.

-Chicos que sin previo aviso le meten el dedo índice en el ano ¿Acaso se lo ha pedido alguien?

-Desear una vida estable, con boda de damas de honor y todo con un compañero de trabajo que jamás lo sabrá.

-Micropenes como lombrices de tierra, macropollas como anguilas gigantes de novela de Julio Verne que dan miedo incluso en reposo.

-Follar con música bonita es como vivir en un videoclip (y se sufre el enormísimo riesgo de pillarse por la otra persona).

-"No, no me pasa nada". Nunca -repito: nunca- es verdad.

-Amar a su novio con locura, pero con dos gintonics se follaría a cualquier bicho. O militar en la defensa de la soltería pero palmotear con el coño cuando una relación empieza a ir en serio.

-Ese truco infalible (mil veces testado con otros) que sabe que le va a derrumbar: Caida de párpados haciéndose la tímida, cara de puta cuando se la chupa o mirada de soslayo y sonrisita cómplice en público.

-Visualizar SOLO porno gay (o hentai, o interraciales, o gangbangs, o cualquier cosa muy específica) para masturbarse.

-Ser infiel y no mirar con quién.

-Agujetas del día después. Sonreirse para sus adentros y darse cuenta de que ESO es echar de menos a alguien.

-Chicos repelentes, con el nacimiento del pelo en mitad de la frente, con pinta de rejoneadores, parecidos a Chechu de Médico de familia o señoritos de Cortijo sevillano... y que sin embargo follan como el mismísimo Dios.

-Darse cuenta de que es amor en el momento exacto en el que él se corre dentro. ¿Romanticissmo o inconsciencia?

-Ser frívola con el amor de su vida e intensa con un rollo de una noche.

-Olvidarse de uno con otro. Y no. La mancha de mora no desaparece, amigas. Solo la borra el tiempo.

-Oler algo suyo. Morir de amor.

-Último día de regla y flujo marrón. Puesto número uno del top ten de situaciones incomprendidas por los hombres.

-Tirones musculares en sitios y momentos difíciles.

-Tomar aire y sentir que le entra en los pulmones todo el Co2 del sistema solar, ese extraño hormigueo en el corazón, cerrar los ojos y ver más allá, sonreir frente al whatsapp, ganas de abrir la ventana y gritar para que se entere el mundo entero: Sintomatología clara y única del amor.

-Que le mole abofetear o escupir en momentos muy específicos, pero no que se lo hagan a usted.

Lo dice Diana Aller


Diana Aller por Belén Cerviño