miércoles, 19 de agosto de 2015

COSAS QUE PASAN (DE VERDAD) EN EL AMOR Y EN EL SEXO (5ª Entrega)

-Interés intermitente por alguien que está presente en nuestro entorno. A veces nos mola a veces no... 

-Ese momento durísimo que pone a prueba el interés mutuo, verdadero y real. Ese momento en el que una polla (da más impresión si es con condón) sale de la morfología femenina manchado de sangre. Sí, era el tercer día de regla, pero todavía manchaba bastante. Una vez superado, un beso vale el triple, un abrazo es más de verdad, y se instala la ternura en la relación. Si no, la cosa no vale nada.

-Relaciones de menos de un mes de una profundidad formal como para triunfar en Sundance.

-Mujeres y hombres que no saben salir del esquema dominación-sumisión en las relaciones amorosas, porque es lo único que han extraído de nuestra cultura, de sus vivencias y de sus estériles y resecos cerebros.

-Chicas que tienen algo indefinible, morboso, extraño, fascinante, chicas a las que metería la lengua por sitios raros... sin ser yo nada parecido a bollera.

-Sentir cierto alivio al comprobar cómo ha envejecido el chico que a usted le gustaba en BUP.

-Querer dar una hostia y un beso, y todo a la vez pero al final no dar ni la una ni lo otro.


-¿Echamos a suertes quién advierte a los tíos que el aspecto de cuñao no nos gusta? Necesitamos que alguien se ocupe de decirles que las camisetas con lemas cachondos y las bermudas feas de cuadros les hacen infollables. ¿Alguna voluntaria?

-Tíos que no miran a la cara cuando follan. Algo ocultan.

-Escuchar Tame Impala o We are trees, o canciones lloronas de desamor como terapia sentimental. De lo que sea.

-Besarse por inercia. Instalarse en la rutina. Saber cuando está cagando. Voz de alarma. Esto tiene que acabar.

-Mi amiga S. C. dice que se follaría a Pablo Iglesias a cuatro patas durante días. Yo lo mismo también.

-¿Por qué nos identificamos con películas y canciones? ¿Por qué los sentimientos están tan conectados con ciertos modelos culturales?

-Modernitos lacios de media hostia que follan maravillosamente cual mamíferos en celo primaveral.

-Que alguien me explique qué hacen esos hombres esbeltos, apolíneos e intelectualmente sobresalientes, con tías pesadas sin gracia ni conversación. Que me explique también eso que dicen algunos de "Me gustan las tías complicadas, que montan pollos todo el rato". Necesito entenderlo.

-En la foto del Tinder ¡era normal!


-Esa soplapollez de "no te respetas" cuando una practica la poligamia. Y ni una sola voz cuando otra es maltratada psicológicamente. ¿Quién clama al respeto entonces?

-Suspirar. Suspirar en soledad, a lo tonto y sin porqué aparente.

-Irrefrenable flujo vaginal acuoso, transparente y sin control que traspasa hasta el tejido más impermeable.

-Lo nuestro duró tan poco que no llegó a ser. No fue. Pero fue tan guay...

-Filias sexuales que una vez explotadas (a veces durante años) dejan de interesar de golpe.

-No creo en el amor. Pero quiero creer.

-Todas tienen un amigo que se follarían, uno que se han follado y uno que se las quiere follar. Miren a su alrededor ¿Quién es cada uno?

-No recordar como es el sexo estando sobria así contado, parece grave ¿A alguien más le pasa?

-Amigas que hablan mal de su novio y no entienden que se les pregunte porqué siguen con él.


-Besitos castos postcoitales. Abrazos, un beso en la frente, una caricia en la mejilla... Todo de una inocencia insultante, teniendo en cuenta que minutos antes estaban berreando, ayuntando y haciendo cerdadas al unísono.

-Vivir al límite del enamoramiento. Bordearlo con maestría, desearlo y huir a la vez.

-Yo no sé qué decir o cómo actuar ante parejas de amigos que discuten en público. ¿Alguien sabe?

-Adoptar los gustos de la pareja como propios. Detestar esas mismas cosas cuando acaba la relación.

-Mis pollas menos favoritas son las blancurrias, largas, enrojecidas, como si estuvieran en carne viva, o enfermas, o pertenecieran a un constructor cocainómano.

-Mis pollas favoritas son las que responden, las que parecen tener inteligencia emocional y conectan directamente con mi cerebro. Las que me deberían pertenecer a mí.


-La gran Monstruo Espagueti colgó en su facebook esta valiosa información: El BONOBO o también llamado chimpancé pigmeo. Las relaciones sexuales juegan un papel preponderante en las sociedades de bonobos ya que son usadas como saludo, como método de resolución de conflictos, como medio de reconciliación tras los mismos y como forma de pago mediante favores tanto de machos como de hembras a cambio de comida. OLE.

-Olor a sudor erótico.

-Esa maravillosa sensación de triunfo cuando usted encuentra a alguien que no sabía que buscaba.

-Mi gran amiga A dice que en los festivales no hay que enrollarse con nadie; pero que es el momento perfecto para conocer a gente interesante. Como siempre, creo que tiene razón también en esto.

-Con la edad, se disfruta más el comer con hambre que el follar con ganas. Es doloroso admitir que nos hacemos mayores.

-A veces resulta asfixiante la microsociedad en la que vivimos. Todos conocemos a todos, todos hemos follado con todos, todos nos relacionamos y somos ex de todos... Enrollarse con un guiri a veces es una válvula de escape maravillosa.


-Darse una segunda oportunidad puede llegar a ser un final innecesariamente tortuoso.

-Tener que hacer psicoterapia para superar secuelas sentimentales... ¡Uf! ¿Se puede hacer más daño con una relación? (Sí, siempre se puede)

-Presentar un ex a un novio. Momentazo donde nadie está cómodo.

-¿Alguna vez se ha quedado usted mirando a alguien mientras duerme? Es una sensación rara, es como una especie de verdad cruda y doliente...

-Últimamente se estilan los niños (jóvenes de veintipocos años) con formas infantiles y mucho vello corporal. No están nada mal ¿verdad?

-Que levante la mano quien no se haya masturbado por insomnio.

-Placer culpable: imaginar una vida que usted sabe que nunca tendrá junto a alguien.

-Regodearse con olores, canciones bonitas y pensamientos horribles tras una ruptura. Ese extrañísimo y refinado placer que sirve para odiar y justificar nuestro dolor.

-Estuve 4 años con alguien. Tardé 3 en darme cuenta de que no me quería.

-Chicos guapos que en cuanto hablan se vuelven horrorosos.

-Hay una persona a la que hemos querido como a nadie, como solo se puede amar una vez. Hoy no queda ni un leve rastro de aquello, y duele. ¿A qué sí?

-Ingles mal depiladas. Dramas del primer mundo.

-Todavía hay tías que dicen que "les gustan los malotes". A ver si despiertan ya...

-Consumirse en deseos, querer querer, imaginarse otra vida en la misma ciudad

-Tengo dos amigas que buscan hombres que sean un "desafío intelectual". Creo que yo también buscaba a alguien estimulante, aunque no lo pensaba conscientemente. Y cuando por fin encuentro con quién tener una conversación infinita, le doy miedo.

-La sensación de subida de leche, con las tetas calentitas y las ganas de estar con nuestrx hijx. Eso es amor, sexualidad y sentimientos de verdad.

-¿Qué tienen los músicos, los artistas, los profesores, los rebeldes que nos ponen tanto?

-Estoy harta de tener que explicar que no quiero tener pareja y porqué. Es lo mismo que tener que dar explicaciones sobre porqué no como carne. Veo clarísimo que son los que han decidido vivir de un modo binario su vida los que deberían dar una explicación. Igual que los que comen carne.

Lo dice Diana Aller

miércoles, 29 de julio de 2015

ESTO OCURRE CUANDO HAY ATRACCIÓN

La atracción no se decide, se ejerce sin voluntad, como un imán de la nevera, como la gravedad en la Tierra. Así trabaja la atracción. Es algo empírico, en realidad nada romántico. Estoy segura de que todos ustedes la han padecido vivido alguna vez. Y si no, testen si les pasaba esto:

-Fantasear imposibles como única forma de pensamiento.
-Morirse de ganas de decirle a esa persona "me gustas" de 60 formas diferentes.
-Perder el apetito a la hora de comer, y consumir comida a deshora.
-Mantener la atención de forma casi sobrenatural en varias cosas a la vez.
-Generar un constante temor a la decepción.
-Sonreír a lo tonto.
-Sentir que podía ser autor o autora de cualquier canción de esas que molan tanto.
-Creer en los horóscopos.
-Ensimismarse
-Decepcionarse con el deplorable nivel técnico de los humanos, que tras miles de años de historia, han sido incapaces de currarse la teletransportación.
-Contenerse y frenarse hasta la represión.
-Ver el mundo como un lugar bonito y lleno de posibilidades.
-Caminar más rápido de lo normal.
-Desarrollar una memoria llena de precisión con respecto a la persona que le gusta. Olvidar qué día es hoy.
-Encontrar cientos de matices bonitos en canciones que lleva escuchando siempre.
-Gastar segundos, minutos y hasta horas en determinar si de verdad le gusta.
-No querer follar, ni besar, ni siquiera mirar a nadie más.
-Desear hacer el bien y ayudar.
-Anhelar ser correspondidx y temer el más espantoso ridículo si no.
-Tener conversaciones imaginarias.
-Ver con otra luz la vida.
-Cotillear redes sociales, hacer búsquedas de Google, indagar sobre esa persona...
-Querer crear algo artístico todo el rato.
-Comprender los entresijos de la electrostática, sentirse como un protón cercano a un electrón.
-Verse con una piel estupenda, con los poros limpios y la expresión serena.

¿Les ha ocurrido? A mí no estoy segura...



Lo dice Diana Aller

jueves, 23 de julio de 2015

PRESENTACIÓN OFICIAL

Mis buenos amigos los Koplowitz, estrenan single y videoclip; y tengo la fortuna de que me hayan invitado a participar en esta gran fiesta del cotarro.
Estoy cenando en casa con unos amigos, les he puesto el vídeo y han preguntado "¿Esto es de ahora?". A lo que yo respondo desde aquí "No, es de siempre".
Con todos ustedes, CULJANTER



Lo dice Diana Aller


Diana Aller por Belén Cerviño