domingo, 1 de julio de 2012

POPY BLASCO, EL NIÑO ENCERRADO EN UNA PELÍCULA

Existe un mal patológico que define a los que se ven incapaces de crecer y asumir la madurez... Se trata del Síndrome de Peter Pan. Añoran la infancia -a veces trágicamente breve- y se aferran a ella con desespero.
Esta denominación tan literaria, obedecería mejor a la hora de definir a Popy Blasco. Sin padecer él ningún síndrome, y sin ser él nada de eso, es un niño al que se le iluminan los ojos achinaditos con historias imposibles, con héroes de cine, con series de tv.
Le conocí fugazmente hace muchos años; él era un joven misterioso, un personaje irreal, de esos que no duerme y no sueña (su sueño es la vida misma); de esos que no monta muebles de IKEA, ni tiene ganas de hacer pis en mitad de una reunión; de esos que comparte piso con un minotauro y un unicornio...
Todo el mundo hablaba de él; todos le conocían... Es experto en cine, en sociología del consumo y en tendencias culturales. Y siempre ha estado presente en Madrid, en mi mundo, en mis intereses. Hace poco me envió unas preguntas para entrevistarme en su blog. Al leerlas, me di cuenta de que me encantaría saber sus respuestas a esas y parecidas preguntas. Así que, se lo propuse, y él aceptó la entrevista cruzada. Ahí tienen la suya:


En los 90 eras un adolescente que hacía vida muy independiente, un personaje que parecía fabricado a sí mismo. ¿Te pasaste la niñez maquinando tu vida adulta? ¿De dónde saliste?

Llevaba una vida independiente porque me había quedado huérfano, no por otra cosa. Era un niño en un mundo sin padres. Como Pippi Langstrump.

De ti se decía que te habías quedado huérfano muy joven; e incluso que habías matado a tus propios padres ¿De dónde salían todos estos bulos? (Porque eran bulos, ¿no?)

Mi madre murió cuando yo tenía 11 años y mi padre 6 años después. Vivíamos en Las Rozas. Cuando falleció mi padre, vine a vivir a Tirso de Molina. Un nuevo capítulo de mi vida comenzaba... Mis haters se han inventado muchas cosas acerca de mi persona, cosas que de ser ciertas me convertirían, sin duda, en el personaje más interesante de novela policíaco-romántica que uno pueda imaginar. Y, por supuesto, también se han dicho muchas barbaridades mías que también son ciertas...

¿Cómo se llamaba el after al que íbamos siempre después del Maravillas?

No me acuerdo, pero estaba por Minas, por Pez, ¿verdad? Era el after de los poperos. En el Goa ponían house y en este ponían a Suede, a los T-Rex... Los poperos ya iban cocidísimos. Era genial. Y todos nos conocíamos los unos a los otros y sin redes sociales de por medio... ¿Cómo hacíamos?

Jo... Qué recuerdos... ¿Cuál era tu película favorita cuando tenías 14 años?

Con 14 años mi película favorita era "Corazón salvaje", la vi por ser muy fan de "Twin peaks" y me cambió la vida.
¿A qué se dedicaban tus padres? ¿De qué vives ahora?

Mi padre era aparejador en el Consejo Superior de Deportes y mi madre no hacía nada. Tampoco se puede decir que fuese ama de casa, porque teníamos chacha.
Yo vivo de escribir mis artículos y analizando tendencias sociales y de consumo para diferentes marcas. Y dando clases.

¿Qué libro has leído dos veces?

"Las horas" de Michael Cunningham. Y tres.

¿Eres difícil en el trato?

Me considero de trato fácil.  

¿Polémico? ¿Has tenido problemas en tus periplos cultural-laborales con compañeros? Cuéntame alguna movida… 

Lo que no hago es darle la razón a quién creo que no la tiene, ni reírle las gracias a nadie. Eso a veces sienta mal, pero ¿qué le voy a hacer? La lealtad no consiste en que te digan lo que quieres oír, la lealtad es otra cosa... Huyo de la gente que me exige ese tipo de lealtad mal entendida. Luego, también uno, a lo largo del camino, va encontrándose con gente tóxica de la que hay que desprenderse cual lastres cuando vas en globo aerostático, pero vaya, pecata minuta.  

¿Qué pasó con Cineshock? No me quedó muy claro.

Cineshock fue un regalo para Madrid. Durante casi un año resucitamos los Cines Luna con enormes joyas de la serie B que nunca antes se habían visto en pantalla grande; "La noche del cometa", "Motín en el reformatorio de mujeres", "Brain Damage", "The Burning"... Y lo mejor de todo fue que, a raíz de la propuesta, surgieron muchos más eventos de cine por el estilo, que es de lo que se trataba, de crear una escena cinematográfica.
Pues lo que ocurrió fue que de un día para otro, los chicos de Triball nos dijeron que el dueño de los cine Luna lo había vendido para hacer una sala de conciertos-teatro de musicales y que al lunes siguiente lo derribaban por dentro. Sabía que acabaría ocurriendo tarde o temprano... Busqué otras salas, pero el concepto de Cineshock como tal únicamente tiene sentido en un cine semi-abandonado. Existen más salas abandonadas, pero es complicado llegar a un acuerdo con dueños que solo quieren verlo convertido en H&M, aunque... nunca se sabe...

¿Qué supone ser una celebridad de internet? Porque tú lo eres, y de primer orden...

Llegar a casa y ver un mensaje diciéndote "te acabo de ver por la calle Preciados, ibas con una amiga, no te he dicho nada porque me daba vergüenza". Me hace mucha ilusión cuando me reconocen, qué tontería, ¿verdad? Uno siente cierto poder cuando tiene seguidores, uno se siente como una especie de oráculo... pero nunca hay que olvidar que un blog solo es una personita opinando. Una opinión como otra cualquiera.

¿Alguna vez te has enrollado con una chica?

Uy, pues sí.

¿Quieres que se haga EuroVegas en Madrid? ¿por qué?

Me muero de ganas. Madrid moverá mucho dinero negro en drogas y en prostitución y creo que eso le va a venir muy bien a la ciudad.

¿Cuál es tu canción favorita? Y no me digas que varias, porque hay una
que es la más.

"All you get from love is a love song", de los Carpenters. Ay, Karen Carpenter...

 

¿Qué prefieres: el programa de radio o las clases del IED? ¿Por qué?
El programa de radio es más divertido, pero me da menos dinero que las clases del IED, con las que, por otro lado, también me divierto mucho (y aprendo mucho más de mi alumnos que ellos de mi, eso desde luego). Radioshock es radio pirata, una hora de charla entre amigos, para acompañar a nuestros oyentes en momentos de tránsito... Me gusta que nos imaginen con la luz bajita... La magia de la radio que internet y los podcasts han resucitado.

El apuro más grande que hayas pasado en tu programa de radio y el momento más divertido.

Han pasado ya tantas cosas... Al final ha venido gente maravillosa; Nacho Vigalondo, Regina Do Santos, Fernándo González Molina, Luis Venegas, Candela Peña, Eduardo Casanova, Juan Gatti, Topacio Fresh, Guille Mostaza, Eloy Azorín, Josie, tú misma... Pasé apuro cuando canté en directo, en un programa que fue muy TelePasión, y me río mucho con las ocurrencias y salidas de tono de Yolanda Sola.  Uno nunca sabe lo que va a pasar.

No eres un hombre que haya sufrido mucho por amor, ¿o es pura fachada?

Sí, si he sufrido por amor, en la época en la que me conociste, por ejemplo, sufría por amor... pero lo justo. En general no soy muy de sufrir, no. Soy más disfrutón que otra cosa.

¿Eres un hombre libertino? (Te pega tanto, este adjetivo...)

Sí, lo soy. Y chapado a la antigua en cierto modo también. El ser humano es el único animal que se contradice...

¿Por qué vives en Madrid?

Madrid es la ciudad más acogedora que hay. Tiene lo mejor del primer mundo y lo mejor del tercer mundo y ninguno de sus inconvenientes. Me gusta vivir en el segundo mundo. Por otro lado, yo soy gato-gato. Madrileño, de padres y algunos abuelos.
De Madrid al cielo... y un agujerito para verlo.


¿Crees en los fantasmas?

Me gustaría. Trato de creer en los fantasmas con todas mis fuerzas. En los fantasmas de los muertos, que aparecen transparentosos. Me encantaría encontrarme con uno, que me pidiese algo; que hiciese algo por él, que encontrase sus restos para darles sepultura, que metiese a su asesino en la cárcel...
Luego hay otros fantasmas, que son los fantasmas de la gente. Esos no cabe duda de que existen...


¿Con qué personaje histórico te hubiese gustado tener un idilio?

Con Marco Antonio, con Tutankamon...

Pareces muy valiente. pero...¿de qué tienes miedo?

Solo me da miedo el dolor físico. Que me duela algo.

Te chifla el cine, se nota que lo disfrutas y lo entiendes como un arte de primer orden… ¿Qué personaje cinematográfico te gustaría ser? ¿Y qué película escribir/dirigir? 

Mi madre me enseñó a amar el cine. Ella alquilaba cada día una película en el videoclub Azata y por la noche la veíamos, menos el día del "Un, dos, tres". Ella me puso, a muy temprana edad, películas como "Corazonada", "Viernes 13", "El beso de la mujer araña"...
Me hubiese gustado escribir y dirigir "Cléo de 5 a 7", que posiblemente sea la película más maravillosa que se haya rodado jamás.
Y me encantaría ser uno de "Los timadores" de Stephen Frears.

¿Cómo es para ti un chico guapo?

Un chico guapo es un chico cálido como una chimenea. Un chico que físicamente sea como una cabaña en mitad del bosque.

¿Estás escribiendo algo que no estés enseñando...?

Algo, pero deforme, sin forma... Quizá algún día se convierta en algo.
¿Cuál es la mayor alegría que te ha dado el blog?

Bueno, el blog, además del cariño de muchos lectores, que son combustible para seguir, me ha dado trabajos de encargo muy bien pagados, así que, desde aquí, le doy las gracias a mi blog.

¿Y el mayor disgusto?

Al principio, cuando creía que mi blog solo lo leía yo y cuatro allegados míos, varios conocidos se mosquearon mucho conmigo por contar lo que ellos consideraban indiscreciones.
La gente tiene mucho sentido del humor para todo, menos para sí mismos. Eso sí que se lo toman en serio; a ellos mismos. De todos modos, con el paso de los años, me he dado cuenta de que mucha gente, loe que peor lleva es que no se hable de ellos. Es curioso.


La crítica está mal vista, pero todo el mundo quiere ser líder de opinión...

Parece ser que cuando criticas algo es que eres un rabioso que no tiene nada mejor que hacer con su vida, pero la crítica y el ejercicio de la crítica es algo necesario en este mundo en el que cada dos minutos sale algo nuevo. Mucha gente necesita el filtro del crítico para arrojar luz a tanta sobresaturación de estímulos. Internet ha abierto la veda para que cualquiera pueda ser crítico, lo cual es estupendo. Luego los hay que critican pero no toleran que se critique lo que ellos hacen, que es lo que te comentaba antes.
¿Te gustaría tener hijos? ¿Por qué?

Me encantaría tener hijos para trasmitirles la idea del mundo que mis padres me trasmitieron a mi.

Jo, Poppy, qué majo eres, y qué sicero... 

Lo dice Diana Aller

7 comentarios :

Anónimo dijo...

Este tío está como una regadera.

Jesús Almeida madonaperra dijo...

Gracias a la entrevista a Popy he descubierto tu blob, aquí tiene un nuevo seguidor.

Anónimo dijo...

chorrada de entrevista! !

Anónimo dijo...

Majo, encantador , inteligente, adorable... Lastima que ya esté pillado, me encantaría ser su cabaña en mitad del bosque...

julian bluff dijo...

Hola a todos!

Blasco escribiendo tiene algo especial en lo que es muy bueno. Ese "in crescendo" de extrañeza, y hasta estupefacción, ante determinados comportamientos ajenos, para concluir, el tío, asegurándonos del presunto estrafalario que tanto parecía haberle descolocado:¡y muy bien qué hace!. Todo un clásico de popy.

Amén de cuando adopta el mood sentimental es muy fácil creértele. Se pone poético y es tierno, y profundo, sin llegar a aproximarse a la cursileria. Algo difícil.

Ya puede vocear, Popy, a los cuatro vientos sus mejores influencias: el sentimentalismo teen del Hollywood de los ochenta y ese casticismo madrileño tan bien heredado de sus dos progenitores. Porque el mismo es justo eso y su escritura, igual: "romanticismo y salero".

Bien, muy bien, por el señor Blasco.

Anónimo dijo...

Fan

Diva Calva dijo...

Madrid me queda muy lejos, pero todo el guayserismo que entraña me atrae. Mola.