jueves, 26 de abril de 2012

10 COSAS QUE DETESTO

-El look monologuista. Desde hace un tiempo que no sabría concretar, veo mozalbetes disfrazados de Flippy: poblada mata de pelo revuelto hacia adelante, gafas con montura gruesa y oscura y americana sobre un cuerpo a medio formar. Lo mismo es una nueva tribu urbana y no me he enterado. (Creo que además hay uno así en la actual edición de Gran Hermano, ¿no?)

-El periodismo “humano”. Me asusta pensar que existe un periodismo canino por ejemplo, que desconozco. Hay conceptos que hieren mi sensibilidad con violencia. Este es uno de ellos.

-Dolce y Gabbana: No Domenico y Stefano, ellos dos me dan un poco igual, y cuando he visto la decoración de sus propiedades, incluso me ha gustado. Es su firma la que no entiendo y creo que no quiero entender. No me gustan los brillis más que en las joyas, detesto los hombres musculados y aceitosos y más si tienen boquitas como dispuestas para una felación y me repugna el concepto del “lujo” que tienen las gogo´s multioperadas y los chulos de Ibiza.

-Tener canas. Lo llevo rematadamente mal. El tinte cada vez me dura menos y hay canas que no terminan de colorearse. Estoy planteándome dejarme el pelo gris una temporada, no les digo más.

-Que se llame a los niños/hijos “peques” o “enanos”. Siento una especie de lástima y mal rollo hacia quien así define a la infancia.

-Desigual: Los estampados de esta marca son mareantes y feos hasta la epilepsia. Sólo a la altura de Custo. Envilecen cada prenda hasta el punto de impedir que se aprecie el corte. Cuando miro un escaparate de Desigual, siento que no encajo en este mundo estéticamente agónico y luciferino.

-“En base a”: Cuando alguien utiliza esta expresión me dan arcadas. Así se lo digo, amigos.

-Espejo KRABB de IKEA: El mundo sería un lugar bastante más hermoso si él. Este espejo es uno de los superventas de IKEA; que ya duele tener enseres reconocibles de la multinacional sueca (mi casa es el festival de la EXPEDIT, muy a mi pesar), pero si encima es una cosa tan desasosegante y malrollera… escuece.

-La ropa asimétrica. Lo he intentado, pero nada, que no le pillo el aire.

-Blogueras de moda: Flipo con que un hatajo de chonis que como mucho son estilistas de Fuengirola, se consideren referentes de algo. Ana Rosa (que por cierto, acaba de descubrir el twitter) o el programa Gente, cuentan ya con los servicios de chicas con melena muy limpia y camisas amplias que son blogueras de moda. Amén de que el boom como tal, ya pasó, las verdaderas entendidas en moda –y con gusto exquisito como Andrea Ferrer o Araceli Segura- jamás se abrirían un blog con consejitos o fotos suyas con unas botas de ZARA.


Lo dice Diana Aller

lunes, 23 de abril de 2012

DEL COLOR ROSA, LA CURSILERÍA Y OTRAS COSAS DE NIÑAS

Hoy en los informativos de Antena3, han comentado unas fiestas para niñas, donde se visten de princesas, se decora todo rosa y ellas se lo pasan chupi. Por supuesto, con una psicóloga alertando del peligro de estas conductas si se perpetúan en el tiempo.
Conozco muchas mujeres de mi generación que defienden orgullosas haber disfrutado de niñas con juegos tradicionalmente reservados a los varones. Muchas alegan que "eran brutas, decididas, o con carácter".

A mi me duelen profundamente estos comportamientos, que en el fondo y de soslayo, tienden a ridiculizar los tópicos atribuidos a la feminidad. Nuestras abuelas y madres -es un decir, ni mis abuelas ni mi madre hicieron gran cosa al respecto- lucharon por la no identificación de un modelo patriarcal de poder. Huyeron de la sumisión para la que habían sido adoctrinadas, teniendo que demostrar su valía intelectual. Y lo hicieron estudiando, trabajando, penetrando en los ámbitos que les habían sido vetados hasta entonces.


Sin embargo, tras la falsa consecución de la igualdad, el terreno que ha quedado a las niñas de hoy y mujeres de mañana es acaso más duro y doblemente sexista:
Ahora, además de tener que ocuparse de las tareas más penosas e indignas y del cuidado de los demás; además de responsabilizarse de la cohesión familiar y las emociones de su entorno; además de tener que resultar atractivas sexualmente conforme a un canon rígido e imposible; además de ser voraces consumidoras; además incluso de ser cualificadas profesionales, madres displicentes y calculadoras; las mujeres tendrán que aportar dinero, estar depiladas, ser ocurrentes, despiertas y "estar en el mundo". Estar en el mundo significa en el mundo conocido, en apariencia neutro, pero de facto masculino: empresas, economía, alta cocina, fútbol...
Cosas como la maternidad, el color rosa, los abrazos, los lacitos, las mariposas, las dietas... son motivo de mofa, culpa y falta de rigor.
Les pongo un ejemplo: Cuando una joven se queda embarazada, es tachada de inconsciente. Cuando lo hace una mujer de 40 años, también. Todos juzgan con alegría sin conocer los motivos, la capacitaciones y la decisión de la madre. Se da por hecho que no es dueña de su cuerpo, ni de su vida, se pueriliza su comportamiento. Pocas veces se dice nada de la edad de un varón para ser padre.Alertar de los peligros de que "las niñas se crean estas historias" en la píldora de Antena 3 me parece tan absurdo como explicar que los niños que se disfrazan de superhéroes no deben creérselo demasiado, para que no se tiren por la ventana para echar a volar. Los niños (genérico, ellas y ellos) viven en un mundo de imaginación, con relativa libertad, eligen sus fantasías y se forman forjando sus gustos e intereses.

Mi hermana Isabel -racional, inteligente, sociable, centrada- se sorprende de que sus hijas de forma natural y sin presión de ningún tipo se sientan tremendamente atraídas hacia las princesas disney o el color rosa. Son niñas muy despiertas, con carácter, cariñosas e igualmente inteligentes. Su película favorita es "Barbie, escuela de princesas". Si mi hermana no las induce a ello, y ellas eligen esta peli antes que los Power Rangers o estas cosas que ven mis hijos, ¿Significa que son unas ñoñas o estúpidas? ¿Simplemente que se preparan para un mundo superficial? Sinceramente, no lo creo.

Lo que creo es que se hace daño con estos juicios tan gratuitos que menosprecian lo propio de la feminidad en aras del rigor tradicionalmente masculino.
Les pongo otro ejemplo relativo a la salud femenina (y aquí hay mucha telita que cortar, lectores míos, pero hoy no me voy a extender demasiado), que apuntó hace unos días una compañera de EPEN, la gran Patricia López Izquierdo, en un texto relativo al cáncer de mama. Copio sin su permiso sus palabras:

Las campañas contra el cáncer (...) las encuentro tan hipócritas y de puro postín que no puedo con ellas. Lo único que protege de verdad contra el cáncer de mama es tener hijos a edades tempranas y amamantarlos cuantos más años mejor... Aparte de llevar una vida y una alimentación saludable como para todos los cánceres, claro.
¿Alguein alguna vez lo menciona acaso?.. Todo el mundo se empeña en promover la mamografía de rutina, que por cierto cada vez está más demostardo que no tienen un efecto positivo sobre la mortalidad por esta enfermedad... sino más bien que causan una enorme yatrogania ,y parece que se curan muchos cánceres, simplemente porque se detectan muchísismo más tumores, todos se extirpan por si acaso, pero muchos de estos tumores son (serían) de desarrollo tan lento que en realidad nunca causarían daño a la mujer....
En fin que es todo-como siempre- un afán por super medicalizar la salud de la mujeres, y salvarnos de nostras mismas...

La mujer aparece no ya responsable de los males de los varones, como antaño, que representaba el pecado... hoy en nuestro atrofiado mundo ateo y mercantil, las mujeres son las responsables de los males que acechan a las propias mujeres, y las cosas propias de la feminidad son un engorro, una tontería, una irresponsabilidad o una cosa sucia.

Estoy harta de que "cursi" sea un calificativo negativo; estoy harta de que a una mujer inteligente se la llame "listilla"; harta de que se ningunee cualquier modo de vida/estética/rol típicamente femenina: monjas, princesas disney o lesbianas. Estoy harta de que el fútbol sea una categoría universal, de que se relacione la autoridad con el castigo, de que se cosifique a las mujeres hasta con el nombre (existe "la Esteban", pero no "El Rodríguez Zapatero"), de que se considere obsceno amamantar en público, hartísima del victimismo femenino, de los juicios fáciles, de los señores calvos y con corbata que tratan el mundo como si fuera suyo y de la literatura infantil excluyente y sesgada. Y ya que estoy, también estoy harta de oir que ya no hay tanto machismo, de que exista la expresión calientapollas y no calientacoños, de la imagen agresiva de los productos de uso diario, de que los corazones rosas no se valoren en la estética, de que se menosprecie la cirugía estética, y se avergüence la gente por su usarla, y de tantas y tantas cosas... Estoy harta de tanto juicio fuera de lugar, de verdad.
Dicho esto, me voy a poner mi camisón rosa y voy a dormir feliz, pensando en labores de lana, nubecitas, hello kittys, y maternidad llena de besos y abrazos; no creo que esté reñido con mi gusto por las biografías de asesinos en serie, mi capacidad de discernir lo bueno y malo y mis ganas de empuñar un arma o embestir a mi amante.

Lo dice Diana Aller

martes, 17 de abril de 2012

BERLUSCONI Y SU CONCEPTO DE FIESTA


Medios de varios lugares e ideologías (como éste o éste) se hacen eco de una noticia cuyo titular reza algo parecido a esto: Berlusconi celebró un "Bunga Bunga" con streptease de jóvenes diputadas vestidas de monjas y también de Ronaldinho.
Así, tal cual.
En el cuerpo de la noticia se desglosa algo más este paranormal comportamiento: (...) "Otra modelo, Iris Berardi, bailó en otra fiesta disfrazada como el delantero brasileño Ronaldinho, con una máscara e incluso la equipación del Fútbol Club Barcelona incluida".
Estoy consternada.
Entro un momento aquí solo a comentar esto.
Hasta más ver.

Lo dice Diana Aller

martes, 10 de abril de 2012

¡QUÉ NOVEDAD!


-Miguel Bosé ha sacado un álbum, continuación del de sus propias re-versiones de"Papito". En este caso, el artista lo ha llamado -se lo juro por mi móvil- "Papi-two". Para Miguel no hay límites, y él, que siempre ha jugado con el equívoco (expresión delatora de un maricón en tiempos muy pretéritos), se sigue mostrando tan enigmático e interesante como suele hacer. Tal vez el "two" del título, haga referencia a los gemelos, que, emulando al igualmente jugador de equívoco Ricky Martin, ha adquirido recientemente.

-La familia Urdangarín visitó Roma hace unos meses. Por supuesto pagado por el estado español, ese que se está quedando en los huesos. Pero tranquilos todos, que Roma no es un destino especialmente caro. La única pega es que desde Washington cuesta lo suyo; y a esto hay que sumar la cantidad de hijos que ocupan asiento que tienen estos señores duques. Pero tal y como cuenta mi compañera Lucía Etxebarria -en este artículo censurado- todos ustedes saben lo barata que es nuestra monarquía, así que, tranquilos...

-Ulises, David y Jorge, tres amigos que quedaron para divertirse un fin de semana (del 14 al 17 de marzo) en Alcalá de Henares, consumieron mucho alcohol y cocaína, y en un momento, la cosa se les fue de las manos, discutieron y acabaron matando a Jorge. Los otros dos huyeron a Torrevieja con las tarjetas de crédito del fallecido para continuar la fiesta sin levantar sospechas. Terminaron la juerga quemando la casa del asesinato a modo de mascletá el lunes. Muy buenos amigos y muy buena gente, como ven...

-La actriz que nunca ha ejercido la prostitución, Mar Saura, (Miss Barcelona 1992) regresa a televisión, para una aparición en la serie "Los Misterios de Laura" (que por cierto, me encanta).

-Lana del Rey, parece que se ha liado con Axl Rose, mientras que la elegante y discreta Kim Kardasian, parece que hace lo propio con Kanye West. Para ilustrar semejante noticia, les dejo el antes y el después de Kim, jugándome las monedillas de mi cartera a que las lectoras preferirán el "antes" y los efebos el "después". Algo para mi, tan evidente como los anuncios de champú, donde el "antes" (generalmente en un sugerente blanco y negro) supera el sedoso del "después", que parece sacado de Final Fantasy, con su pelo a pelo hecho por ordenador.-Felipe Juan Froilán continúa ingresado tras dispararse su propio pie con una escopeta de perdigones.

Como ven, el mundo marcha estupendamente. No sé ustedes, pero yo estoy empezando a fantasear con una revolución bien bonita y ética, que eche mano de las ideas en lugar de los prejuicios; y con la que podamos tener esperanza, más allá de las naderías que por otra parte, tanto nos gustan.
Lo dice Diana Aller

jueves, 5 de abril de 2012

WHAT GETS ME HOT

Ya saben ustedes como son los norteamericanos. Y si no lo saben, yo se lo resumo: infantiles, impresionables, tecnificados y muy pro-espectáculo. Sólo así se entiende la enorme cantidad de mitos, que en su caso alcanzan el grado de históricos, en plenos siglos XX y XXI. Supongo que es la carencia de una base histórica la que les hace convertir con maestría cualquier suceso en un argumento fílmico. Y la vida de Traci Lords podría ser un ejemplo perfecto y seguro que también será una película algún día.
Los que leen por aquí saben que me encantan las mujeres rebeldes, las que luchan pese a la adversidad, las que no miran por el qué dirán, si no por hacer las cosas con dignidad y sin traición. Sin embargo, algunas de estas mujeres son ciertamente muy fáciles de admirar: Catalina de Arauso, Mary Wortley Montagu, o Lucy Stone... luchadoras en nombre de la ciencia, las artes o algo tan ajeno a mi como el concepto de patria... dueñas de su intelecto y con capacidad de lucha, renuncia y superación. Cualquier mujer se puede sentir alentada a seguir su propio camino al admirar la estela de estas mujeres incomprendidas con cierto halo de victimismo incluso. Hasta cualquier varón puede inspirarse en la fortaleza y rebeldía de estas mujeres a contracorriente.
Sin embargo, hay un tipo de féminas igualmente valientes y luchadoras, pero que lejos de ser admiradas (al menos así, "de primeras") por sus congéneres femeninas, despiertan incluso cierto recelo. Se trata de las mujeres dueñas de su cuerpo y su sexualidad: La (in)cultura patriarcal, se ha empeñado en perpetuar estereotipos muy cerrados en cuanto a las mujres liberadas, o de "moral distraída". Son peligrosas, carecen de sentimientos, cuando no de cerebro. Es más: no merecen el respeto de los varones.
Ninguna chica discutirá que Madame Curie sea un buen ejemplo o un icono capaz de inspirarla... Pero muy pocas admitirían que también una actriz porno lo puede ser. Y es que los tabúes, amigas, a veces pesan tanto que hacen caer hasta nuestros párpados para no dejarnos ver.
Traci Lords según la wikipedia se llama en realidad Nora Louise Kuzma. Según la biografía de Alicia Misrahi en "Los poderes de Venus" que tengo en casa, su nombre es Christy Lee Nussman. Su nombre artístico corresponde en realidad a la protagonista de "Historias de Filadelfia", Tracy Lord, una rebeldísima y caprichosa mujer interpretada por la actriz que me parece más guapa de todos los tiempos, Katharine Hepburn. No es casual que eligiera ése nombre... Imagínense una infancia de pobreza y abusos sexuales por parte del propio padre, a la postre alcohólico y maltratador.
Traci nació en 1968 y cuando tenía 14 años sus padres se divorciaron. A los 15, en una playa de Malibu, Jim South le propuso ganar "mucho dinero" por posar desnuda. Y claro, aceptó. (¿Hubiera ganado algo diciendo que no?, ¿le hubiera ido mejor?). Empezó entonces a protagonizar sesiones de fotos porno. Nadie le preguntó nunca su edad, así que ella posaba, ponía cara de gusto y mostraba su lozanía para ganarse el sustento. En 1984 (echen cuentas, tenía entonces 16 añitos) fue mascota (Octubre) de Penthouse. Unas cosas llevaban a otras, y ese mismo año hizo su primera peli porno What gets me hot!, por la que cobró 10 mil dólares. Fueron 4 días de trabajo. Un trabajo que se le daba excepcionalmente bien. Porque, seamos realistas, no todo el mundo vale para ello. Además de tener cierto atractivo sexual, existe una indefinible química con la cámara, que ha de ser recíproca y alimentar la atracción. A Traci le gustaba. Y éste es uno de los tabúes más arraigados en la psique masculina, y por ende, también en la femenina: Como si fueramos seres bipolares, las mujeres sólo podemos ser unas mojigatas que se hacen respetar o unas ninfómanas insaciables que se conforman con cualquier cosa (les vale cualquier varón, mujer o animal). Pues no: Traci era de las que deja claro lo que le apetece y lo disfruta, sin más connotaciones. El resultado: una actriz dedicada, cochina, y con interés en crecer profesionalmente: "Empecé a posar desnuda para ganar dinero, pero me tenía que acostar con tipos asquerosos para conseguir más sesiones fotográficas. Pronto decidí que era más rentable acostarse diariamente con tipos delante de una cámara de cine o de video y que me pagasen por ello. Sin intermediarios."
La joven, totalmente dueña de su cuerpo, inició una imparable y extensísima carrera dentro de la pornografía audiovisual. Iba ganando soltura y dominando las técnicas (más de comunicación que de sexualidad) del medio.
En 1984 intervino en casi 20 películas de gran distribución. En 1985 fueron casi 50. Trabajaba a diario, lo daba todo y se entregaba. Le daba tiempo además a tener aficiones, tener novio y disfrutar de la vida. Se convirtió en la indiscutible número uno de la industria pornográf¡ca de USA y parte del mundo conocido. Montó entonces su propia productora, Traci Lords Company, con la que facturaba suculentos dividendos. Se dio cuenta de la fascinación que ejercía sobre los mansos y fáciles mozalbetes consumidores, y de la responsabilidad que tenía sobre el vaciado escrotal sistemático de los mismos, así que decidió fundar y gestionar su propio club de fans.
...Y así, al comienzo de 1986 se compró una casa en Malibú. No era millonaria, pero vivía desahogadamente, haciendo lo que quería y obviando los juicios de valor de la hipócrita sociedad norteamericana. Su imagen 100% ochentera, es hoy todo un icono. Ceñidas prendas deportivas, pelo capeado y secuencias de felaciones y coitos con piel extrabronceada eran la seña de ideantidad de la joven.
Al fin, en mayo, cumplió la mayoría de edad. Pero apenas le dio tiempo a rodar muchas más películas... Aquél verano, el FBI irrumpía en su hogar y se desataba el escándalo. Prácticamente la totalidad de su filmografía porno había sido rodada siendo menor. Y éste es el gran punto de inflexión de Traci Lords. Por un lado, se retiraron de la distribución todas las películas. Y claro, nació un mito. Por otro, la rebelde, la insurrecta, la atractiva Traci, decidió abandonar la pornografía y someterse a los dictados del rebaño social que había ignorado hasta entonces. Aunque jamás renegó de su pasado, ni ha escondido nunca que disfrutaba sexualmente de su trabajo, se redimió y -para mi- se volvió mucho más aburrida e impersonal.
Su vida posterior transcurre en ese limbo interesante pero intangible, entre el underground y la cultura de la fama: Estudió cine en el Lee Strasberg Institute, y ha participado en telefilmes y cintas de serie B.
John Waters la rescató para su película "Cry baby" donde ejerce (muy bien) de chica mala. También participó en "Los asesinatos de mamá". Y es que, aunque quede muy bien decir que el cine de John Waters es fantástico, lo cierto es que para la mayoría es un marciano que juega con el color, el mal gusto y el humor, y no termina de entenderse.
También se ha dejado ver en fiestas, estrenos, actos sociales y se ha dedicado a la música: Además de sacar dos discos, ha colaborado con los Ramones y los Manic Street Preachers, aunque, de nuevo, nada reseñable... sólo la estela de lo que fue y no es.
Traci es hoy una señora estupenda, bien estirada y guapa. Podría pasar por galerista o representante de una firma de éxito. Sin embargo, yo al verla, me esfuerzo en buscar el brillo de la mirada rebelde y lujuriosa, que desafió con candidez e inteligencia a una sociedad desquiciada y enferma. Y estoy segura de que algo queda.
Entiendo que haya que delimitar legalmente cuando se es mayor o menor de edad; entiendo que haya que tomar medidas para que no se utilice sexualmente a nadie; y entiendo así mismo, que el papel de la mujer en la pornografía está muy delimitado (y cada vez más alejado de la realidad). Pero por suerte, también entiendo que la madurez es algo personal de cada uno, que desafiar a la autoridad es sano y que una menor disfrutando del sexo delante de una cámara, también puede resultar inspirador.
Lo dice Diana Aller