lunes, 25 de junio de 2012

CLARA BARRAL SOUZA

Clara es una presencia constante en mi biografía. Su intermitencia me relaja y ayuda sin que ella lo sepa, o tal vez sí, porque es intuitiva y muy discreta. Si la vida fuera un tablero de ajedrez, ella sería la torre; si fuera una corriente artística, bascularía entre el art noveau y el futurismo; y si fuera un programa de televisión, sería un ranking de MTV. Porque Clara Barral tiene un sentido innato del humor que guía sus actos y su conversación.
                                    Aquí Clara posando con el insigne Fabio McNamara
No recuerdo el momento exacto en que la conocí; simplemente apareció en mi vida. Primero como la angelical novia del simpar Mauro Canut; pero después como una deidad terrena y rebosante de placidez. Porque Clara es de esas personas que es capaz de tocarme el pelo cuando habla conmigo y no hacerme sentir invadida.
Hago un inciso, porque no sé si a ustedes les ocurre: yo, que tiendo a la bordería en las relaciones interpersonales, detesto además que me rocen siquiera. Tengo cierta fama de fría, pero es simplemente recelo hacia el tacto y el modo invasivo de ocupar el espacio circundante de cada uno.
Clara, como les digo, es de las que entran en el espacio vital, con una ternura fascinante, mientras sonríe con la mirada.
Su voz es monotónica, apagada y tal vez no muy femenina, pero contrasta muy bien con su impresionante físico de mujer inalcanzable. Porque es muy agraciada físicamente, pero tanto o más intelectualmente. Es abogada, especializada en propiedad intelectual (expresión que a mi me resulta casi un oxímoron) y aunque no suelo estar muy de acuerdo con ciertas teorías suyas al respecto, argumentar y contrargumentar con ella es una delicia. Además es empresaria; tiene una agencia de publicidad que gestiona con fuerza femenina y trabajo constante. Y anda metida en historias de arte contemporáneo que no alcanzo a conocer. De hecho, siempre tiene una visión artística y cultural de todo. Referencia cada cosa con sus iconos particulares: la cultura trash, el punk, el estilo californiano, el cine de John Waters, el patchwork tikki, el folklore nórdico... Clara Barral es muy ella: Es de Coruña, como Irene Prada, Eloi Vázquez, Silvia Varela, las hermanas Corredoira o Paloma Tovar... Y utiliza la palabra "riquiño/a" muy a menudo.
Su hábitat es diurno: Aunque se sabe al detalle las correrías de Araceli y mías, no nos acompaña en las alocadas noches madrileñas. Es una cómplice silenciosa de nuestras pequeñas historias y nuestras grandes gestas.
Clara tiene una hija igual de preciosa que ella, Rosalía, que apunta interesantísimas maneras a sus cuatro años. Por lo pronto habla un dialecto incomprensible para humanos bien insertados en la sociedad y posa como una profesional ante las cámaras. También tiene una perrita, Paris, a la que adoptó hace mucho. Bueno, y tiene un pelo increíble, una terraza fantástica, unas ideas divertidísimas y un ingenio bravío.
Me alegro mucho de ser amiga de Clara. Creo que soy muy afortunada. Y creo que voy a llamarla para desayunar juntas un día de esta semana.
Clara apareció en este famoso vídeo (a partir del minuto 2) ataviada como la entonces prometedora Tamara. ¿La reconocen? Todos tenemos un pasado...

Lo dice Diana Aller

lunes, 18 de junio de 2012

MIS QUERIDOS NIÑOS

29 / Agosto / 2024

Mis queridos niños,
(Ya sabéis que aunque tengáis 18 y 20 años, siempre seréis mis niños). Desde el atentado de InternetII, envíar un mail desde España cuesta horrores, así que aprovecho éste para contaros bastantes cosas.
Por aquí todo bien. Ya sabéis que "bien" en Madrid significa que todo sigue como siempre: hace un calor tremendo, el centro entero está en obras, y las calles continúan contaminadísimas. Si no hubiérais emigrado por la situación económica, lo tendríais que haber hecho por vuestras alergias: entre el tráfico y la proliferación de gatos, esto es incompatible con vuestras vidas. No sólo los gatos callejeros. La gente ha enloquecido con los gatos. Supongo que tener hijos supone un riesgo enorme; así que un minino acompaña, gasta menos, es barato y se puede quedar solo en casa largas temporadas. Recuerdo cuando la antigua Internet se llenó de gatos. ¡Todo el mundo colgaba fotos de gatitos! Siameses, tricolores, panza arriba, cachorritos o con un guacamayo al lado... Sé que os parecerá absurdo, pero en aquél momento yo diría que comenzó la fiebre por los felinos. Ya, ya empiezo con mis batallitas... Entended que este año cumpliré 50, y me doy cuenta de que me cuesta asumir el presente, tal vez me haya quedado en otra época...
Finalmente no tuve que ser vocal en la mesa electoral, pero al ser sustituta, tuve que personarme a las 9 de la mañana en el Ministerio de Marqueting, que es donde me corresponde votar... y me costó muchísimo el madrugón (La noche anterior en el Nasti hubo fiesta dosmiles, salí un ratito y me lié, ya sabéis la facilidad que tengo). Me impresionó la cantidad de jueces-policía que había... en teoría para velar por la democracia; aunque ya sabéis el concepto de democracia español... vale, sí, paro ya. El caso es que había 15 jueces-policía por cada mesa; y claro pagados con nuestros impuestos, y a saber lo que cobran... entre eso y el madrugón, me puse de un humor malísimo. Me fui a un dunkin churros, me pedí un café y un churro glaseado y se me pasó. Hasta la noche, claro... en cuanto salió el escrutinio final. Pfff... mucho juez-policía, pero luego gana el Partido socialista popular por sospechosísima mayoría. Y como segunda opción ¡ForoAsturias! Álvarez Cascos con su sillita de ruedas en la oposición...
Menos mal que Canadá pilla lejos de todo esto, me alegro por vosotros; aunque os echo tanto de menos... Vuestra habitación todavía tiene vuestro olor; no suelo entrar... Aunque el otro día fui a guardar perchas a vuestro armario y me detuve mirando las estanterías. En vuestras cajas de caudales teníais guardadas monedas... ¡de los antiguos euros! No puede evitar emocionarme, al recordar cómo os daba la paga cada domingo, antes de que volvieran las pesetas. ¡Ay, mis niños, os habéis hecho mayores y ni me he dado cuenta! Y ahora trabajáis, tenéis novias o novios, no lo sé... y sois independientes (¡y habéis conseguido legalmente la nacionalidad canadiense!). Estoy tan orgullosa de vosotros...
Por lo demás yo bien, sigo escribiendo guiones para el reality de presos comunes; me han vuelto a bajar el sueldo, pero tengo para sobrevivir, y sueño con mi jubilación: Sigo pensando en ir a Granada, atracar bancos (en cuanto no tenga edad penal) y hacerme heroinómana.
Aun se encuentran chollos en la basura, así que continúo sin gastar mucho en ropa. La fruta ha subido bastante, pero de eso no me privo. En general estamos todos bien, la abuela se ha ido al Caribe otra vez con sus amigas, y yo en cuanto envíe este mail me voy a la piscina, que he quedado con Araceli.
 Echo de menos vuestras voces, e incluso vuestras peleas. Es increíble cuánto me faltáis, y cuánto llenáis. Ojalá pudiera volver al pasado, ver cómo desayunábais allá por el 2012, con vuestros cuerpecillos pequeños, los cabellos negros negrísimos, los cereales de miel y vuestras inconexas conversaciones infantiles sobre fútbol, dinosaurios y Bob Esponja...
Os quiero un montón, como sólo una madre sabe querer. Sed felices, mis niños.
Mamá.
PD: No os paséis con las fiestas, que sabéis que tenéis una genética débil.
Lo dice Diana Aller

sábado, 9 de junio de 2012

EL FACEBOOK ESTAFA TAL

Perdonen de antemano lo grueso de la expresión, pero estoy hasta el coño del mal uso de las redes sociales. Si yo, de forma voluntaria, decido perder, pongamos media hora al día (que seguro que en realidad es bastante más) en consultar, actualizar y cotillear redes sociales... es un acto voluntario y deseo que mínimamente placentero.
El nuevo facebook, ya me parece un atraso: ha pretendido otorgar creatividad al usuario (nunca ha habido tantos artistas de la fotografía como con el instagram...), cuando estandarizados estábamos todos estupendamente. Se esperaba un subidón financiero con su rutilante aparición bursátil, y ha sido la decepción de la temporada: normal: cuando las ideas se transforman en capitalismo, son engullidas por un sistema voraz que se alimenta de sí mismo -y siempre quiere más-.
La gracia del facebook, es su simpleza... Y esa candidez, ese sonreirse frente al ordenador cada mañana, está desapareciendo. A mí ya no me aparece que a Inmaculada Concepción le gusta "Rajoy es el único español que sabe decir correctamente Bershka", o que a Jose del Pozo le gusta "Para que facebook cambie el botón ME GUSTA por un boton de SE ME ENAMORA EL ALMA". Ahora solo hay publi y autobombo promocionero. Veo que tengo 10 actualizaciones, pincho rápidamente la bolita del mundo (porque es una bolita del mundo, ¿verdad?) y me aparecen 3 invitaciones a hacer "me gusta" en páginas de gente que trata de sacar un rendimiento comercial a sus talentos; 3 comentarios de grupos en los que no me he apuntado -y cuando intento salir de ellos, me dice que no estoy autorizada a hacer eso-, 3 invitaciones a fiestas de otras ciudades, recitales de poesía o teatro alternativo y un "me gusta" de una foto en la que me etiquetaron hace año y medio de un outlet en Casteldefells. Nada de esto tiene nada que ver con mi vida ni mis intereses. La, supongamos que media hora que dedico al día a estos menesteres, ya no es un cúmulo de sonrisas para mis adentros; es un infierno creado por community managers, promocioneros pesados, y seres de autoestima recesiva que necesitan la atención ajena como la pizza necesita al queso.
Llevo años ordenando amigos, dejando conocidos en barbecho, para darles salida cuando otros me borran o se borran... todo para manejar cómodamente mil personas o entidades que yo he elegido, para ver sus noticias organizadamente, para enterarme de sus vicisitudes y para distraerme y evadirme un rato con lógica... Bien, pues hoy me he desayunado con 1.121 amigos ¿Quiénes son esas 121 personas de más?  Tengo miedo, amigos. Me siento ultrajada, por desconocidos y sin posibilidad de gozar. (Esto ha sido en mi perfil personal, no en el de Lo dice Diana Aller...)
Además de todo esto, la cosa está aburrida, sin grandes novedades, sin marujeos al alcance de los usuarios... Sólo Guillermo Alonso, Jose Manuel Duarte, Rose Kennedy, Clara Barral y pocos más, siguen ofreciendo noticias insólitas, links loquis y canciones para mañanas de alienante actividad.
Les hablo sobre todo del facebook, porque es la red social matriz (la grandeza, como he dicho, es que entronca con la ordenación más simple de nuestro cerebro y nuestro mundo); pero es que twitter y tumblr me son todavía un poquito hostiles, y pinterest, como ya les comenté me rechifla, pero es la idiotez más grande del universo.
Ahora que estoy sin trabajo (ni prestación por desempleo, todo sea dicho), veo algún rato el programa de Ana Rosa. Supongo que lo hago por sufrir, por ese punto raruno de violencia que todos necesitamos. Me hace gracia que esté tan enganchada al twitter. Entre eso y las blogueras de moda, se cree en el punto álgido de la modernidad. Sólo le falta comprarse un muffin o un cupcake.
En efecto, el problema -si es que lo hay- es que la forma de interaccionar la marcan los usuarios (consumidores) jóvenes, de forma totalmente intuitiva. Cuando gente mayor (de mi edad, por ejemplo) mete las narices en un invento informático-filosófico (como las redes sociales), lo exprime y marchita.
Si el éxito de las redes sociales es la autoproyección, ésta será también su tumba.
Señores empresarios, community managers y gentuza de igual ralea: déjennos en paz, permítannos utilizar internet para hacer un mundo más cabal y divertido, para organizarnos, conocernos y luchar. Lo que ustedes pretenden, es dar un uso comercial y mercantilista a nuestros ratos de esparcimiento intelectual. Váyanse e inviertan en una valla publicitaria, en los banners de las webs más visitadas, o en los envases de minis de los botellones, pero no se mentan en nuestro mundo, que por muy virtual que sea, es nuestro. Somos los únicos trabajadores de megaempresas (las redes sociales) que trabajan gratis para engrandecerlas y encima felizmente y con una sonrisilla permanente que nos da la vida muchas veces. Tengan la dignidad que el dinero les quita, por favor.

Lo dice Diana Aller

lunes, 4 de junio de 2012

PRIMAVERA SOUND 2012

Como algún año he hecho, paso a rememorar con instantáneas y frases lo que ha sido para mi este Primavera Sound:
 Araceli entrando en la piscina del hotel AC.
 Elisa y Fina.
Pablo Pelocodo con Malva García y otra chica que no sé quien es
La chavalería toda viniéndose arriba.
Alvarito Artica y Paco Palmero. Bien plantados y mejor estampados.
Valentín gozándolo con los chavalines.
Mis compañeros de viaje Cito Ballesta y Dani Entonado. Los más mejor.
Jacobo Salvador y Araceli Segura mirando mi movil.
A. S. y Victor Lenore; blanco y negro mix.
Jon Sabin y Mónica Escudero atendiendo teléfono y stand de Barcelonés.
Silvia Méndez deleita a los parroquianos con una charla sobre naturalismo filosófico, mientras se admira de la fase lunar.
María Rosenfeldt y Pedro Vázquez difuminados por la luz azulada y el consumo indiscriminado y a lo loco de cafeína y chicle.
Zaida Rodríguez lo da todo con Beach House.
Este chico no sé quien es, pero compró una de las camisetas más exclusivas del Primavera Sound: sólo había dos, y estaban hechas a mano.
El inconmensurable Oscar Broc, periodista de procaz verbo y singular elegancia, que cada día se parece más a la fotógrafa Rosa Veloso.
Araceli y yo volvíamos frescas cual lechugas cada noche al hotel.
Miguel Melindres se hizo un tatú temporal con lo que quería ver cada día. Muy práctico.
La señorita Segura comprueba sus whatsapps a su regreso. Eran todos míos reclamándole deudas.
  
El gran debate del festival ¿Grimes = fraude? A mi de tan chapucera, cutre, sucia e insincera... me gustó.
 
Carlos Ballesteros posa a la luz blanca de la tarde polvorienta.
 Ramiro y Xisca, tanto monta, monta tanto... Ambos con aspecto sobrio y limpio, pero un gusto retorcido, raruno, latente...
Pepo Márquez, al frente de Gran Derby Records. Chico majo, muy sentido él, y con tino musical. Me gustaría que tocara en mi funeral.
 Genís siempre me ha parecido el improbable hijo de Dalí y Paloma Dominguín. Junto con Carlos son Hidrogenesse, grupo 2 años y 3 meses por delante de su tiempo.
Carla Sospedra en el Minimúsica. La considero una de mis mejores amigas, aunque creo que nunca se lo he dicho.
Paco Palmero, con su gusto cañí es un plinboy de los buenos. Podrían ser suyos aquellos hermosos versos del poeta: Confieso que a veces soy cuerdo y a veces loco, y amo así la vida y tomo de todo un poco. Me gustan las mujeres, me gusta el vino, y si tengo que olvidarlas, bebo y olvido.
Dos de las Doble Pletina en un rato de alegre solaz.
María Ovelar y Pili Rodríguez delante del yate que están pagando a plazos. En 26 añitos de nada, será suyo.
Skyline de los hoteles cercanos al festival. Según el calendario maya, el mundo termina en esta latitud. Y ahí lo dejo...
Grupo de Expertos, andaluces audaces, atemporales, indefinibles y con gafas de sol.
Pedro y Zaida: Love is the air.
Ferrán Terés terminó el festival arrollando a un espejo inocente, para, acto seguido hacer lo propio con una tumbona. Y nunca pierde la sonrisa.
Otto (ojito con el pantalón); Ana y Adrés... En representación de Pelonio (junto con Cito).
Dani y María. From Cáceres to Barcelona. De aquí payá toda la noche. Así son ellos.
Pablo Soler, en su salsa. Otea el horizonte y piensa que huele a fritanga, pero en el fondo le mola.
Crispichicken, mujer a la que admiro por varias razones. La de mayor peso es haber sido asistente y traductora de Anne Germain. Imagínense ustedes lo que tiene que ser eso.
Jacobo de Arce, hace un masaje capilar a su bella acompañante.
María Rodríguez y Laurita peseta. No les pesan ni los años, ni los kilos ni na. Siguen Ex-tupendas, como siempre.
Probablemente estén ustedes un poco hasta el coño de Javiera Mena. Yo lo estaba hasta ayer. Qué delicia de mujer. Era su cumpleaños, y el de Carlos Díez Díez, y así lo celebraron ambos... sonriendo y bailando cual posesos.
Inmaculada Concepción: Amante de la juerga y de la canción.
Diana Aller les desea un felicísimo año.
Rosa Martí, ataviada como las azafatas del 1,2,3, también les desea un feliz año.
Sesionaca final de Dj Coco. Se me acabó la batería del móvil, pero hubo serpentinas, confetti plateado y juraría haber visto a Johann Wald intentando hacer break dance, pero creo que esto último fue una obscena alucinación.

Maricones de España.
Y Portugal.


Julien Betoret, probándose unas gafas que acababa de sisar en la zona vip.

Mariano Tejera en la única pose en la que se le conoce. En cualquier foto de este supraser, aparece levantando dos dedos, cual Cristo en mandorla mística.

Así posan Beto, Marc Andreu y Mario Fort, con unos infrascritos que ni idea de qué hacían ahí, pero que parecen padecer una severa hidrocefalia.

Dicho esto, voy con las frases que me han llamado la atención en esta edición:

+ "Yo, antes que todo, he sido bakala" Dani Entonado.
+ "A mí lo que me gusta es esta gente, sin padre ni madre ni casa" Araceli Segura.
+ "M83 han triunfado porque suenan como Vangelis" Victor Lenore.
+ "Si no hay bombo, no hay platillo; y quien quiera un sarao, que ponga un tablao" Jorge Álvarez Navajas.
+ "Estar rayado mola, en todos los sentidos. Y se acabó" dj Fra.
+"Vemos a The Cure aquí arriba primero, pero después bajamos al calorcito dark" Carlos Díez Díez.
+"Robert Smith va bien peinado por arriba, pero se ve que por debajo no se ve y pasa un poco de su cogote" Ferrán Terés.
+"Beach House que vengan todos los años" Zaida Rodríguez
+"Podríamos ir en coche, agarrados como skaters, porque aquí no hay leyes" y "Didac es judío, fenicio, gitano y hebreo" Oscar Broc.
+"La madre de Oscar Broc se mea en una camiseta de los Manic Street Preachers del 94. Es una sucia" Anónimo.
+"Meterse una raya en la raja del culo es de rumano" Anónimo.

Lo dice Diana Aller