jueves, 28 de mayo de 2015

LETICIA AGUIRRE Y ESPERANZA SABATER

El destino, caprichoso cual hijo único, ha querido que en estos días dos mujeres copen los titulares de noticias de mi timeline del facebook, a día de hoy mi más certero contacto con el mundo real.
Por un lado la fascista Esperanza Aguirre, que ha dejado aflorar la maravillosa oligofrénica que lleva dentro, y presa de la rabia, ha pronunciado uno de los discursos más surrealistas de la historia de la democracia occidental.
Por otro la simpar Leticia Sabater, que en un acto de enajenación sin precedentes, se ha ensanchado la cavidad vaginal y se ha reconstruido el himen.
Las opiniones que una y otra han despertado en los comentarios de las redes sociales oscilan desde el talante más jocoso hasta una muy enquistada misoginia cultural.
Hay que hacer un ejercicio de abstracción propio de un maestro budista para poder considerar en serio a una o a otra; deslindarse de prejuicios y valoraciones; desnudar la mente y mirarlas de verdad de frente.

En el caso de la política, hemos asistido a un apasionante proceso de streptease emocional. Aguirre Gil de Biedma, con los poros muy abiertos y cautiva de la locura como Glenn Close en "Atracción Fatal" compareció en una rueda de prensa. El despecho y la rabia hacia la bondadosa Manuela Carmena y el respeto y cariño que millares de desconocidos le profesan, a Esperanza le molesta sobre cualquier otra cosa. Ella que se veía al mando de la villa y corte ahora solo genera frustración, la peor de todas las sensaciones (acaso solo por detrás de la apatía). Encendida, envilecida, furiosa, colérica, enloquecida, se presenta ante su virtual platea y advierte y amenaza. Y se dispone a pactar con el enemigo para atacar, para dañar, para morir matando.
Si alguna vez hubiera tenido algo más allá de la mera genética para ser catalogada como humana, llegados a este punto, hasta daría lástima. Pero produce risa. Una media sonrisa de final de película, cuando muere el villano. No da para más, porque la gente normal no disfrutamos con el mal ajeno; nos basta la justicia, llana y horizontal para sentirnos complacidos cuando llegan los títulos de crédito. Ya está. Esperanza, ya has hecho bastante. Venga, date una duchita y échate a dormir. No interesas.

En el caso de Sabater, que anda cerca de la mitad de siglo de existencia, sus actos nos producen una ternura tan vacía y estrábica como su propia mirada. Este machacón imperativo femenino de ser joven, delgada e inocente han hecho de ella un fenómeno risible, un blanco fácil para la mofa pública.
¿A qué ensanchar tan sacrosanto agujero genital? ¿A qué implantarse un tejido de artificio virginal? Probablemente la enfermiza necesidad de llamar la atención -esa misma que padecemos al exponer opiniones e instantáneas propias- le han llevado a la rapera y presentadora a hacer público su cambio de morfología íntima. Leticia, juguete roto que no llegó a ser ni juguete ni a romperse jamás. Leticia; obediente súbdita de lo que se espera de una celebrity; Leticia, mártir de las rubias de bote... Se expone una vez más para deleite de las masas criticonas, desatadas y voraces.

Vivo rodeada de mujeres fascinantes. Mujeres que están incluso cuando no están. Mujeres inspiradoras, superficiales, contenedoras, atractivas, rebeldes, divertidas, profundas, y llenas de matices. Sin embargo los modelos intelectuales que percibo están polarizados hacia una descarnada y cruenta lucha por el poder, y hacia el atractivo sexual como mero objeto de disfrute masculino. Y ambos extremos están llenos de trampas, de dolor y de perversión. Sirven solo para triturar con una triunfal e hipócrita carcajada de superioridad a quienes representan los valores "correctos" pero en las medidas exageradas.

Por cierto, si tuviera que tomarme en serio a alguna de estas mujeres, me decantaría sin duda por Leticia Sabater. Al menos en ella no hay voluntad de dañar a los demás.


Lo dice Diana Aller

miércoles, 20 de mayo de 2015

LA PRIMERA CAMPAÑA POLÍTICA HECHA POR LOS CIUDADANOS

Si usted es menor de 50 años, vive en Madrid, utiliza redes sociales y está más o menos al día de lo que sucede en el mundo, habrá visto imágenes de Manuela Carmena hasta el hartazgo.
Es muy maja, honesta, y no cuenta con abultados presupuestos para su campaña electoral con Ahora Madrid. (Y si contara con ellos, los destinaría a necesidades sociales, eso seguro)

El problema es que el concurrente medio a las próximas elecciones es el votante desinformado y aturdido; o bien el temeroso de perder su vivienda de extrarradio, su vehículo comprado a plazos o su trabajo precario.

Los partidos poderosos que han esquilmado a nuestra sociedad, se han ocupado también de inocular el MIEDO. Viven en un mundo de abundancia, alejados de la gente. El propio Mariano Rajoy, presidente de ésta nuestra paupérrima nación, ha dicho (en plena campaña, sí) que "ya nadie habla de paro". El desconocimiento hacia la ciudadanía resulta tan atroz como hiriente.

Los ciudadanos que despertamos con el 15M hace 4 años nos dimos cuenta de que tenemos fuerza, tenemos razón, somos más y Podemos.
En Madrid estamos especialmente contagiados de alegría y vitalidad. Quienes apoyamos a Manuela Carmena hemos decidido hacer todo el ruido posible (con el consiguiente hartazgo de nuestros círculos afines) para aupar a alguien que de verdad merece la pena a la alcaldía de nuestra ciudad. Ha surgido de forma espontánea, natural... Del pueblo.

¿Que el PP con sus millonarios presupuestos empapela la ciudad con la cara de Esperanza Aguirre? Nosotros mostramos preciosos retratos de nuestra candidata. ¿Que otros se gastan una fortuna en publicitarse en los taxis? A Ahora Madrid les apoyan por gusto los taxistas. No tenemos dinero, pero tenemos ganas, tenemos fe, hacemos las cosas por convencimiento. (proyecciones, virales, dibujos, flashmobs, canciones...) Porque sabemos que ES POSIBLE que haya alguien honesto en un puesto de poder.








Quiero pedir a los empadronados en Madrid afines a nuestras ideas primero paciencia con nuestra persistencia (las redes sociales hierven del apoyo), segundo, que se acerquen a las urnas, -está en nuestras manos decidir qué mundo queremos-; y tercero, que se contagien de esta locura maravillosa, de ver que es posible, que debemos soñar y luchar, que somos muchos y que las cosas se pueden hacer bien.
Pero lo más importante: Hagan llegar este mensaje, esta alegría, esta lógica elemental a las personas mayores, a los desinformados, a los temerosos, a los anestesiados...



Artistas, creadores, parados, pelirrojos, mujeres de ovarios poliquísticos, músicos... Todos estamos aportando como locos a esta causa. Simplemente porque creemos en ella.

Si estamos haciendo una campaña política, los ciudadanos comunes como usted y como yo, somos capaces de crear una sociedad justa. El mundo entero se da cuenta de que algo está ocurriendo. Tenemos las riendas de nuestras vidas. Hagamos uso de ellas, de nuestros derechos, nuestras opiniones, de la justicia.

Ya nos han robado bastante. Es hora de recuperar nuestra dignidad.
Si les interesa unirse, pueden informarse aquí, y leer la nota de prensa que adjunto en los comentarios. Nos faltan manos y nos sobran ganas.

Lo dice Diana Aller

jueves, 14 de mayo de 2015

EL MISMO AIRE

Mi admirada Begoña Gómez Urzaiz publica hoy un interesante artículo en SModa, hablando de una película dirigida por 4 chicas que va precisamente de la amistad de 4 chicas, a su vez interpretadas por 4 actrices. Hablan, entre otras cosas de la influencia -normal, por otra parte- de Girls. Obvio, si la peli trata además de la amistad entre chicas.
Precisamente hablaba con mis amigas de lo difícil que resulta distinguir a unas de otras... Este segmento juvenil femenino, a su vez es muy Hinds, ya saben, el grupo que antes se llamaban Deers...
¿Son todas muy parecidas o yo estoy muy mayor y no distingo?


Lo dice Diana Aller

martes, 12 de mayo de 2015

CREO QUE ME HE PASADO CON LA DOSIS...

Leer estados de facebook y no soportar a nadie. Sentir la negrura del mundo, la bajeza moral de nuestros semejantes, sus vidas vacías, sus reflexiones pueriles. Gente que anuncia los ansiolíticos que toma, gente que cuelga un selfie retocado después de decenas de pruebas; gente que anuncia su disco, su artículo, su blog, su libro, sus gestas... Preferiría que anunciaran su gonorrea, la verdad.

Personas de las que tenía -y en realidad tengo- un buen concepto, pero se vuelven monstruos frente a sus dispositivos electrónicos. (Afortunadamente también ocurre al revés, gente normal que demuestra un talento sobrenatural en las redes sociales).

Enlaces a artículos que hablan de Esperanza Aguirre para meterse con ella ¿Qué necesidad tengo yo de ver/conocer las cosas de una señora cuya ideología y cutis me causa rechazo? Enlaces de Albert Rivera con la chaqueta bien planchada vendiendo progresía a la chavalería de izquierdas que pasó por la universidad.
Muchas noticias con titulares islamofóbicos ("Un musulmán mata a su ex mujer"), muchas con un sexismo vomitivo, y cientos de artículos insulsos, escritos para justificar un tiempo un dinero o una falta de talento y escrúpulos. Detestable cuando el iluminado de turno lo cuelga tres días después de haberlo leído en cienes de perfiles.
 ¡Qué planazo de tarde!

Fotos de niños y mascotas de forma compulsiva. No me refiero a la instantánea esporádica, que yo agradezco bastante, sino a la enfermiza manía de pretender que las gracias del niño o el perrito me hagan gracia mí. Yo tengo hijos, y perro, y a veces ni a mí misma me hacen gracia ¿Qué interés van a tener los demás? Hay gente que pierde el sentido de la mesura y la educación al sentirse responsable de otro ser.
Y lo que no soporto es el bombardeo, sutil y constante de lo que debe ser una mujer, y lo que debe ser una mujer de éxito: artículos sobre cutículas de uñas o looks para ir a trabajar; fotos donde no existe la celulitis, pero si kilómetros de piel femenina escuetamente repartidos sobre cuerpos minúsculos y tersos. La pobreza, la edad, o la gordura en una mujer se relacionan siempre con la broma, el chiste y el menosprecio. Pues ni puta gracia, porque eso, amigxs, es la realidad.
Las redes sociales me devuelven un mundo irreal, me muestran realidades interesadas, vendidas, compradas. Quiero saber de mis amigos, quiero estar informada, quiero reírme e incluso debatir, pero no quiero este bombardeo de estupidez congénita.
Voy a intentar consultarlas menos a ver qué ocurre.


 ¿De verdad no hay nada mejor que hacer?

Lo dice Diana Aller

viernes, 8 de mayo de 2015

ALGO PASA CON INDITEX

El presente texto no se ha incluido en varias publicaciones a las que se lo he presentado y en todas las ocasiones (salvo en una por motivos diferentes) no se han atrevido a publicarlo. ¿Explico cómo hacer un cóctel molotov? ¿Amenazo al gobierno? ¿Defiendo al Estado Islámico? No... simplemente hablo -creo que de forma suave y correcta- de Inditex.

El modelo de negocio de Inditex se ha estudiado en universidades, se ha examinado con lupa, se ha desmenuzado y copiado por partes y también todo junto. Amancio Ortega y su buque insignia ZARA, revolucionaron las finanzas textiles en el mundo entero. Su fórmula, pese a seguir funcionando, recula y se asemeja cada vez más a la de otros emporios ¿Por qué?

Todos conocemos la historia de Inditex. Incluso a ratos nos enorgullece haber gestado y dado cobijo al mayor gigante textil de la historia. Todos sabemos cómo de un comercio en Coruña, se llegó al imperio que es hoy el conglomerado de ZARA, ZARA Home, Stradivarius, Massimo Dutti, Bershka, Pull&Bear, Oysho, Lefties y Uterqüe.


Inditex (que en realidad es la contracción de “Industria de diseño textil”) invertía en propiedades en lugar de publicidad. Sus escaparates sobrios hasta el aburrimiento eran la carta de presentación perfecta para llegar a los 87 mercados en los que opera actualmente. La renovación constante de la oferta, una logística impecable y unos precios sorprendentemente asequibles han convertido a Inditex en líder indiscutible no solo de la industria textil, si no de los mercados financieros. Se estima que el año pasado ganó casi 2.400 millones de euros, un 1% más que el año anterior. (*últimos datos contrastados)

La parte oscura que justifica estos brutales beneficios es siempre la misma: fabricación en el tercer mundo con costes y condiciones laborales muy discutibles, libertad de horarios, beneficios fiscales, y descaradas copias de firmas, desfiles e influencers para sus diseños.
Sin campañas ni alusiones directas, y con la discreción que caracteriza a la marca, se vienen dando ciertas concesiones que la igualan a sus competidores textiles. Por ejemplo, crean promociones entre temporadas en sus tiendas on line, o convocan fiestas y photocalls para sus franquicias “menores” con caras conocidas para atraer la atención. O lo que más nos ha sorprendido: contratando a net-stars como imagen de una de sus firmas.

Esto es lo que ha ocurrido con Uterqüe (la más “pija” de las tiendas) y Gala González, la bloguera-diseñadora-influencer-y lo que haga falta, sobrina de Adolfo Domínguez.
Lo cierto es que la sobriedad de la firma y la corrección de la bloguera maridan a las mil maravillas, y naturalizan la visibilidad mediática a la que se resistía la macroempresa de Ortega.


Hasta ahora habían utilizado caras famosas pero sólo como modelos de sus catálogos. Esta es la primera vez que se oficializa una campaña protagonizada por una celebrity, un juego que da mucho ídem a otras marcas de la moda. El tirón visual de ciertos personajes otorga beneficios mediáticos en primera instancia y económicos después; algo que Inditex no ha querido dejar pasar, rompiendo con su política de silencio y su particular modelo de negocio.

Es evidente que han hecho números, estudios de mercado y balances de la competencia. Es evidente que es rentable contratar a Gala González, que por otra parte, está bastante cotizada en el mundo “it”. González es la Olivia Palermo patria, representa a la perfección los valores más tradicionales, bienpensantes, clásicos… y aburridos.

Inditex y sobre todo Uterqüe, la filial más aspiracional del gigante textil, basan buena parte de su éxito en la imagen seria, madura y deliberadamente burguesa de sus prendas. Teniendo en cuenta el coste tan barato que tienen, es fácil comprender que el secreto es precisamente ése: Mostrar al mundo lo fácil que es hacerse pasar por una persona acomodada; adoctrinar sobre las bondades de la discreción; jugar a ser pudiente.
No es casual que sea esta firma y no por ejemplo Berskha –de aspecto más “macarra”- la que cuente con la estirada bloguera.

Vestir de Uterqüe –nos está diciendo Amancio Ortega- es lo deseable, lo bello, lo correcto. Puede que para tener el aspecto de Gala González miles de trabajadores vivan en condiciones de semiesclavitud, puede que juguemos sucio dentro del libre mercado, puede que todo vaya enfocado a aumentar nuestro beneficio… Pero tú podrás sentirte como si no tuvieras nada que ver con la precariedad que nosotros mismos provocamos.


                          (Imágenes del derrumbe de una fábrica en Bangladesh hace dos años)

Nadie se va a escandalizar porque Inditex copie las estrategias de sus competidores. Al fin y al cabo se mueve conforme a las directrices del capitalismo más salvaje. Simplemente adapta su sistema único y novedoso a las infraestructuras globales. No engaña a nadie, no se jacta de sus conquistas… simplemente recauda mayores beneficios año tras año.

Lo dice Diana Aller

jueves, 7 de mayo de 2015

COSAS QUE PASAN (DE VERDAD) EN EL AMOR Y EN EL SEXO (5ª Entrega)

-Pensamiento real mientras hablo con una chica: "Me he acostado con tu novio, y me estás cayendo tan bien que tengo ganas de contártelo y decirte que te mereces alguien que folle mejor que un koala".

-Vello púbico de tamaño y forma de un metrobús.

-Sentir cómo se desliza un grumo menstrual por las paredes vaginales.

-Enamorarse a lo tonto y sin darse cuenta.

-A veces pasa -a veces- que se encaja con alguien desde el minuto uno. Reírse de las mismas cosas... y hasta los cuerpos encajan como si fueran ingeniería rusa. Y es una maravilla, la verdad.

-La duración perfecta de una relación la determina el momento en el que hay lágrimas (y no de felicidad). Ahí ya no tiene sentido seguir.

-Lubricante amarronado tras practicar sexo anal.

- Alguna vez he comentado con alguna amiga la impresión que tenemos de que cuanto más feminista y más radical es una, tanto más primaria y salvaje se vuelve en sus encuentros sexuales. Y después de militar todo el día en la identidad de género y el debate feminista, lo que más mola es olvidarse de todo y tener una polla dentro.

-¿Porque le gusta tanto a usted esa persona que objetivamente no tiene ningún atractivo físico?

-Él solo quiere un revolcón y que se la chupe. Usted solo quiere que le abrace y la quiera.

-Buscar en facebook a quien nos molaba en el instituto. Comprobar que es un soso del Atleti y ropa de El Ganso.

-Follar con él pensando en su amigo. Culpabilidad máxima.

-Follar con el amigo. Más culpabilidad todavía. Darse cuenta de que no mereció la pena.

-Chicos que practican cunnilingus de llorar de Pardieu, que la sociedad no valora y el mundo ignora sin que puedan obtener una subvención, un reconocimiento, una placa conmemorativa o algo.

-Chicas de bocas jugosas que dan ganas de besar por la tarde.

-¿Alguna no ha hecho el test de sujetar el boli bic en el pliegue de las tetas?

-Si los hombres supieran lo aburrido que es hablar de ellos y lo que nos gusta un polvo bien cerdo, se dejarían de tonterías y serían mucho más divertidos.

-Tirones, picores y escozor en sitios raros durante el embarazo.

-¿Por qué no funcionó lo nuestro? ¿Por qué?

-Hay chicas que al minuto de conocerlas, cuentan su vida sentimental.

-Pollas gordas, venosas, compactas y violáceas.

-Encontrar a la pareja ideal y que le separen de el/ella demasiados años, demasiados kilómetros, o demasiadas dificultades.


-Quiero envejecer a tu lado. Ver la vida pasar y comentarla contigo.

-"Invítame a una raya, pero que no se entere mi novia" ¡Qué ascazo de tíos!

-Llorar con una comedia romántica. Por supuesto en secreto.

-Haciendo cola, o esperando que el semáforo se ponga en verde ¿No le dan ganas a usted de ponerle bien el tirante del sujetador a esa mujer de delante que lo lleva torcido? ¡Le va a dejar marca en la piel!

-Olor a sexo feo y chungo y olor a sexo increíble.

-Me pregunto, así retóricamente y al aire primaveral que me rodea... ¿Se puede ser heterosexual solo por imposición cultural?

-Excitarse en la oficina sin venir a cuento.

-¿Qué me dicen del convencimiento que da el alcohol?: "Noto que le gusto. Cómo me mira. Se está insinuando..." Pues a veces es mentira.

-Rememoro enfermizamente el previo a un polvo salvaje en el suelo de mi habitación. No sé por qué, pero ahora mismo es el recuerdo más placentero que tengo.

-Grupos de amigos en los que todos están buenos. ¿Alguien me explica cómo se han conocido? ¿Poniendo un anuncio en la prensa?

-Masturbarse clavando la uña.

-Mi amiga I. me contó una anécdota que por lo visto le ocurrió a una conocida, pero me da que pudiera ser una leyenda urbana. Tal vez a ustedes les suene: Una señorita termina retozando con un mancebo en la casa de éste una lujuriosa y apasionada noche. Todo es deliciosamente perfecto. Pero el chico tiene que irse a trabajar a la mañana siguiente y le dice a la chica que se puede quedar durmiendo en su casa el rato que quiera, y en efecto así lo hace. La muchacha, como tenía un organismo que funcionaba con cierta normalidad, hizo sus necesidades de buena mañana. Pero ¡horror! la cisterna no funciona...
Mientras piensa cómo solucionar la desaparición de su ñordito, decide dejarle una nota de despedida y complacencia para que él la encuentre en cuanto llegue a casa. Le pone que le ha encantado y que ya está deseando repetir. La deja en un lugar visible. Decide entonces que la mejor forma de hacer desaparecer la caca del wc es envolverla con papel higiénico, llevársela consigo y tirarla en una basura de la calle. Es un poco asqueroso, pero sin duda la mejor solución.
La pobre damisela coge su bolso, se asegura de que la notita es legible y se va corriendo de esa casa. Al cerrar la puerta tras de sí (y sin posibilidad de abrirla y poder entrar de nuevo) se da cuenta de que ha dejado sus excrementos envueltos junto a la amorosa nota.
Por supuesto nunca más volvieron a tener contacto él y ella.

-¿Por que se echa a perder un chico tan mono con esos vaqueros y esas zapas tan feas?

-Tengo una amiga traumatizada (para bien) con la polla de su ex novio.

-Yo pensaba que era un mito, pero escuchando nuestro cuerpo, nuestro útero, nuestra vagina, se pueden llegar a controlar los ciclos, la temperatura, ciertos dolores, el hambre, la sexualidad y muchísimo más. Este fantástico credo debería llamarse "Conócete a ti misma". Funciona muy guay.

-Flujo vaginal como clara de huevo. Flujo blanquecino como Nivea de caja azul.


-Le quiero, pero no me quiere como quiero que me quiera.

-El 97% del porno es ofensivo, hiriente, humillante y violento, por mucho que lo consumamos y lo disfrutemos.

-No sé si es bueno o malo, pero hay besos mucho más excitantes que algunos coitos.

-Abrir la ventana, mirar el horizonte, sonreír. Vivir atontoliná... ¡Ay, el amor!

-Calzoncillos feos. La vida pierde su gracia por unos brevísimos instantes.

-Hay gestos sutiles como el hilo de pescar, capaces de embriagarnos durante un instante como Lindsay Lohan un viernes.

-No se fíe de las siguientes frases: "Me corro fuera, te lo prometo";  "Estoy pensando en dejarlo con mi novia" ; "¿Se puede saber dónde has estado?"; "Tengo que ir a recoger un sobre, aquí al lado, en la calle Génova".

-Hombres que se agarran la polla y por su cara parecería que sujetan el martillo de Thor.

-Tarde de regla en la que apetece ver una serie, tumbarse en el sofá, fumarse un porro, comer pizza, whatsappear con amigas y acariciar un gato. Y todo a la vez.

-Existen chicos con un control total y absoluto de sus ritmos y eyaculaciones, y los hay desastrados que no controlan absolutamente nada y que lo mismo un día ni se les endereza el miembro y otro se corren en minuto y medio.

-¿Por qué se pasa mal por amor? ¿Alguien lo sabe?

Si quieren leer más del tema (que se ve que da para mucho) aquí van las anteriores entregas:

Cosas que pasan... 1
Cosas que pasan... 2
Cosas que pasan... 3
Cosas que pasan... 4

Lo dice Diana Aller