jueves, 28 de abril de 2016

A VECES SE ME VA LA OLLA

Hola muy buenas,
A veces me reuno con un montón de gente peligrosa. Mujeres que piensan, personas que organizan saraos con conciencia animalista o delincuentes organizados que se plantean un consumo responsable.
Estos terroristas me convencen de sus agrestes teorías y me uno a su locura transitoria. Los muy manipuladores me hacen creer que hay algo de razón en sus descabellados discursos.

Por ejemplo Capital Animal, unos jipis desharrapados, de esos que llevan libros a Tordesillas para ofrecer opciones culturales al Toro de la Vega. Ya ven qué ocurrencias...
Están montando una bien gorda en Madrid estos días. Y lo más fuerte de todo es que cuentan con muchos apoyos (¡incluso institucionales! flipo sin parar...). Por un ratito me he creído todas sus milongas... hasta que me he tomado un buen chuletón y ahí se me ha quitado toda la tontería.


También en estos días, unas amigas chungas, de esas que no conviene tener porque incitan a cuestionarse todo y al malvivir (Sospecho incluso que alguna fuma porros), me dijeron que este anuncio era horrible porque era machista. Yo creo que están obsesionadas, porque tampoco es para tanto. Yo no veo machismo por ningún lado...


 A tal punto llegaban sus argumentos que hicieron esta otra opción, que aunque yo no la entiendo, la respeto, porque ante todo, hay que respetar...


 Y ya el acabose, el otro día, conocí a una chica en apariencia muy maja, Noemí. Diseñadora. No tenía aspecto de revolucionaria ni nada. Todo bien, hasta que me entero que ha montado un club para aprovechar la ropa de unos y otros a la que no se da uso. Hasta ahí, vale... Pero es que por lo visto, lo que pretende es que no compremos en HyM, en ZARA y esos sitios. ¿Quién es esta tipa para decidir quitar el trabajo a tanta gente que vive de esto? Porque encima, se ha metido a colaborar con una especie de crowfunding de cine, para que la gente vea (en Vigo, en Santiago, en Barcelona y próximamente en Madrid) the True Cost, un documental de esos que atacan (de forma muy sibilina y sin decirlo) a la segunda fortuna mundial, el orgullo español por antonomasia: Amancio Ortega. La gente sale turulata de ver la peli, y deciden no volver a vestirse como todo el mundo, con la ropa que nos ponemos todos, hecha con la sangre del tercer mundo. Abandonan la elegancia y visten hechos unos zarrios, con gusto propio.




Pero ¿saben qué? Que yo ya estoy muy mayor para jeringonzas contraculturales. Que no me apetece hacer nada por cambiar las cosas sabiendo de antemano que nada va a cambiar. Además, me tengo que preocupar por mí, por mi situación laboral que es muy inestable. Debería apuntarme a un gimnasio y hacerme algún arreglo urgente, porque me estoy estropeando mucho y así no me van a contratar en ningún sitio. (Ni voy a conseguir un novio en condiciones). Y por mis hijos, que tienen muchos deberes y hay que estar encima porque eso es lo importante en la vida, que estudien, y saquen buenas notas. Y que hablen inglés, por supuesto.

Además se nos vienen unas elecciones encima, y de verdad, qué pereza. Ya tenemos bastante con unos políticos que nos roban, pero mejor eso que unos revolucionarios bolivarianos que pretenden robarnos el estado de bienestar que tanto ha costado conseguir. Todos los políticos son corruptos, y eso no se puede cambiar. Así que mejor no mirar, no preocuparse, agachar la cabeza y defender lo nuestro. Comprarse ropa low cost que parezca buena, preocuparse por estar mona, porque siendo tía es la única forma de tener éxito, y no pensar demasiado. Al fin y al cabo, no sirve de nada.

Intentaré no distraerme nunca más con esta gentuza antisistema. Sé que el mundo en el que vivo, me ayudará a que así sea.


(En la foto, el cadáver de una de las más de mil muertas del Rana Plaza en Bangladesh que pereció mientras confeccionaba mi ropa)

Lo dice Diana Aller

lunes, 25 de abril de 2016

LA MEJOR CANCIÓN PARA FOLLAR

El tiempo medio ideal para un coito (es decir, la muy tradicional fricción heterosexual entre un pene y una vagina) se estima en torno a los 15 minutos, según las fuentes que he consultado (Y que atienden a los increíbles nombres de Hombre Moderno y SM -que no es sadomaso, sino Salud y Medicinas).

Este cómputo incluye solo la penetración. Si le añadimos los preliminares (expresión por cierto que me causa un gran rechazo) tenemos de media hora a 45 minutos de comunión sexual. En el caso homo seguro que el tiempo es parecido, pero me temo que ni "Hombre Moderno" ni SM tratarán el tema jamás.

En ese tiempo, pongamos 37 minutos de media, da tiempo a rotar más o menos 11 canciones de algo más de 3 minutos cada una. (He utilizado el verbo "rotar" intencionadamente, porque nadie "escucha" música mientras folla). Todo esto suponiendo que sean canciones pop y no demasiado aceleradas, claro.

Una recopilación de 11 canciones es un regalo perfecto para hacer a alguien. (El 11 además es mi número guía, aunque esto a ustedes les dará igual). Me encantaría linkeales aquí mis 11 canciones ideales, pero al no tener exclusividad sexual con nadie, tendría que hacer una diferente dependiendo del destinatario. La música, como ya sabrán ustedes, es de las cosas más personales e íntimas que hay. Colorea los sentimientos, rellena el alma, da la gracia a la vida. Me parecería rastrero y miserable dedicar las mismas 11 canciones a todos mis amantes (los carnales, los ideales y los venideros). Ellos se merecen toda mi dedicación personalizada, aunque solo sea porque exijo lo mismo para mí.

Pero creo que sería bonito conocer las listas de los demás. Me encantaría cotillear sus listas de Spotify con canciones para follar (Les invito a que las enlacen en los comentarios). Seguro que podemos compartir gusto musical para momentos tan determinados.
Usted, avispada lectora, atractivo lector, tendrá unas preferencias según su pareja y según el momento vital. Es decir, será algo cambiante. Y si le gusta ayuntar escuchando las mismas canciones desde hace 15 años, usted padece un toc, o un tic, o es un/a cutre, o es de esas personas aburridas que dobla la ropa cuando se la quita para follar.

Hace un rato, unas horas en realidad, he estado haciendo cosas sanas y divertidas con alguien. No ha sido un tradicional coito de fricción pene-vagina, pero sí ha sido algo sexual, bonito y placentero. En un momento dado ha sonado una canción. Y pese a estar muy concentrada en lo mío, me he dado cuenta de la idoneidad del tema en cuestión.
Ahora la he vuelto a escuchar, y he llegado a la conclusión de que para mí, en términos generales y en este preciso momento vital, la mejor canción para follar (incluso para hacer el amor) es ésta:

(Me encantaría saber cuál es su canción más top para amancebarse. O su lista de canciones... Cuente, cuente... que como un curilla de pueblo, me estoy frotando las manos pensando en el placer de sus pecados...)


Lo dice Diana Aller

viernes, 22 de abril de 2016

HACER COSAS

Hacer cosas es el secreto para ser feliz, para tener éxito en la vida e incluso para prevenir la artrosis. Hacer cosas. Moverse. Relacionarse. No se paren jamás, amigas, amigos.

La gente que sabe de estas cosas (psicólogos y ese hatajo de caraduras llamados coaches) dicen que el sentimiento de pertenencia y la conexión con el entramado social aumenta exponencialmente el índice de felicidad de cada individuo. Por eso, les recomiendo asociarse, hacer cursos, compartir experiencias, apuntarse a un grupo de escalada o la mierda que a usted le guste. El caso es tejer redes y hacer cosas en compañía. Y si las hace en soledad (aquí estoy yo sola en mi casa escribiendo esto con el pelo sucio) mejor que le llegue a alguien.

No se boicotee. Usted vale un potosí y sería muy generoso por su parte compartirlo.
Da mucha pereza organizar cosas, quedar, asistir a según qué foros... Pero hágalo por el amor de diosa... Luego lo agradecerá.
A mí me entra un pavor horroroso en los momentos previos de un evento o encuentro. Me arrepiento y me cago en todo lo cagable pensando quién me manda meterme en tanto lío. Pero el riesgo, el asumir siempre más y el hacer cosas dan un resultado siempre (siempre, siempre) positivo.

Igual les importa entre poco y nada (como a mí sus vidas, en realidad) pero estas son dos cosas en las que participo este fin de semana. Ambas me parecen muy recomendables.

1. VENTA DE BRAGAS USADAS POR PARTE DE PONYTAIL EN LA FERIA DE LIBROS MUTANTES:

Mis bragas usadas, junto con las de otras mujeres de verdad interesantes se van a exponer y vender este fin de semana. En mi caso me fotografié con ellas puestas tras un día de mucho trajín y las doné a la causa a continuación (y les advierto que unas bragas usadas de una cuarentona no son una cosa meliflua). Van a estar a la venta, y yo creo que voy a pujar por las bragas de alguna de ellas que son muy musas para mí...




Andrea F. (Boli) es un personaje peculiar de la noche y las calles madrileñas. Tiene esa inocencia maravillosa de descubrir suburbios y pensar que nadie ha conocido el poso cultural y el ocio extremo que allí se gasta. Pero pese a su juventud (y probablemente gracias a ella) ha explorado vericuetos maravillosos de la cultura, siempre desde una posición crudamente femenina. Su curiosidad le ha llevado a experiencias de lo más trashy, a veces difíciles de clasificar desde el pensamiento racional o clásico.

Su estandarte es Ponytail, una publicación maravillosa que ella misma describe así: 


"La idea me rondaba por la cabeza hacía tiempo y fue en 2009 cuando decidí sacarla adelante. Tenía muchas ganas de crear una revista de temática erótica/lésbica, porque básicamente no encontraba ninguna en el mercado que me gustase. Así fue el primer número, pero los demás han ido evolucionando naturalmente más hacia el arte.

Ponytale es una revista post-feminista, es decir, que no quiere caer en el conflicto del feminismo oscuro de antaño y que apuesta por todo lo femenino, desde sus temas hasta la gente que colabora en ella. Los temas se basan principalmente en el arte, el diseño, la moda y la belleza.
Para mí es muy importante que haya publicaciones que representan a la mujer, ya que vivimos bajo el yugo del patriarcado y por eso hay que visibilizar nuestro papel en el mundo de las artes visuales y conseguir que sean incluidas como referente".

Para esta edición de Libros Mutantes, una feria de publicaciones más allá de lo establecido, Andrea junto con la singular artista multidisciplinar Laura Put han decidido dar una vuelta de tuerca a su espacio expositivo. Esto es lo que me escribe Laura:


"Te cuento. A Andrea siempre le había intrigado mucho todo lo que rodea el mercado de la compra-venta de bragas usadas en Japón, si era verdad o mito, si las vendían en máquinas expendedoras, cómo de usadas estaban… entonces en nuestro último viaje a Japón nos dedicamos a buscar las famosas bragas en todos los sex shops que encontrábamos hasta que el último día dimos con ellas, las compramos y por supuesto las abrimos. Las bragas estaban absolutamente limpias… Nos decepcionó bastante.

Entonces cuando volvimos a Madrid buscamos la manera de trasladar toda esa experiencia aquí y le pedimos a nuestras chicas favoritas que posaran para nosotras y nos dieran sus bragas usadas (cada una decidía cuan usadas tenían que estar). Más allá de hacernos ricas con esta acción (para eso ya hay miles de webs), queríamos pasárnoslo bien, juntar a nuestras chicas favoritas y desmitificar todo lo "malo" que la gente ve en la compra-venta de ropa interior.

Nuestras chicas son:

Diana Aller
Claire O'keefe
Anastacia Monstruo Espagueti
Patti Abrahamson
Alicia Padron
Laura Estudillo
Laura Cabaleiro
Anne Kreuzberg
Selene Moral
Zaida Rodriguez
Aaliyah Rosales 
Andrea Ferrer
Laura Put

Son chicas muy diferentes entre sí y que simplemente nos gustan por cómo son. Hay de todo, estilistas, publicistas, periodistas, modelos, ilustradoras…

2. V JORNADAS DE MODA  SOSTENIBLE

Yo no trabajo en la industria textil ni en moda. Ni siquiera entiendo demasiado del tema. Sin embargo en su día vi un documental que me marcó. Se llama True Cost y habla de la crueldad que esconde la moda Low Cost. Me hizo entender la responsabilidad que tengo como consumidora para joderle la vida a un montón de gente que ni conozco. Y encima ¿para qué? Para perpetuar la insatisfacción occidental y mercantilista en la que vivimos.
Escribí entonces en éste, su blog amigo, un texto sobre el tema, que afortunadamente tuvo cierta repercusión. Sirvió incluso para que una gente maravillosa de Galicia se concienciara hasta el punto de invitarme a participar en estas jornadas que ellos promueven.
Todo el fin de semana se van a dar cita un montón de gente que se molesta por esta locura consumista y que proponen soluciones, piensan, aunar fuerzas y lo que a mí más me gusta: hacen cosas.
El domingo (que se celebra el fashion revolution day) voy a estar en el Museo del Traje de Madrid, en una mesa comentando el documental que me llevó a todo esto, y otro sobre las costureras gallegas utilizadas por Inditex.



Además este fin de semana estaré con mis hijos, sus amigos y los padres de éstos; iré a un cumpleaños de gente que quiero un montón; escribiré artículos que alguien leerá; organizaré planes locos con gente que quiere desafiar lo establecido; me voy a teñir las raíces del pelo; y fregaré los platos. En definitiva, voy a hacer cosas.
Ojalá ustedes hagan también un montón. Ojalá fabriquen recuerdos alucinantes, vivan en plenitud y se mezclen mucho y bien con sus coetáneos. Bastante chungo es todo.
Venga, a disfrutar y a hacer cosas. Las que sean.

Ah, les dejo con mi tumblr favorito de todos los tiempos, que se llama "Ana Botella haciendo cosas". Disfrútenlo.

Lo dice Diana Aller

miércoles, 20 de abril de 2016

SE ACABÓ EL BUEN ROLLITO

Suelo estar de buen humor. Creo que muy poca gente puede decir que me ha visto enfadada o gritando. Soy tranquila y siempre busco la parte buena de las cosas. Creo además que es la forma de favorecer la buena suerte. De hecho me va obscenamente bien: Vivo feliz con lo que soy y lo que he conseguido, tengo unos niños que son unos soletes y se interesan por pokemons, el idioma élfico y la revolución francesa. Unos amigos que me hacen reír y aprender sin parar. Una casa preciosa con mucha luz. Me siento llena de vitalidad, belleza y salud. Voy a aprender a montar en bici e intentar publicar un libro. Además me encanta mi trabajo que consiste en escribir básicamente. Dispongo de las mejores variables que se pueden tener: tiempo y dinero. Y encima me falta el coño de una pulga para enamorarme de alguien que me corresponde.

Comprenderán ustedes que sería una grosería atroz quejarme o estar de mal humor.
Sin embargo, no puedo obviar mi espíritu crítico. Se puede ser feliz y disfrutar a lo loco conociendo las injusticias (y actuando en consecuencia, que es algo muy personal la forma de gestionarlas). Pero como alguna vez algunos (varios) me han dicho "No creo que siempre seas así" o "Haces un papel, es imposible que siempre estés feliz", me he decidido a abrir una rendija para mostrar las cosas chungas que pienso, generalmente de los humanos. Sin que sirva de precedente, aquí va un poco del mal rollo que veo y pienso:


*Me da mucha pena cuando alguien pone la foto de su bebé en redes sociales, y no sabe que tiene un hijo feo. Feo y sin gracia. Y no le interesa a nadie. Jo... habría que hacer algo, pero cualquiera dice nada.

*Hoy he visto en un escaparate unas tazas en las que ponía "Ya no eres joven" o "Tu vida es una mierda". Me han parecido encantadoras.

*Una vez sufrí una agresión violenta por parte de un ex novio. Fui al hospital, y después, con el parte de lesiones a la comisaría. Puse una denuncia. Los amigos de mi ex, que eran también mis amigos, me dijeron que si estaba loca, que le iba a joder la vida al pobre chaval, que qué me creía yo. Él mismo me amenazó diciendo que no sabía donde me estaba metiendo. Cuando tuve que ratificar la denuncia no me atreví a ir. Esto me ocurrió a mi, una mujer fuerte, sensibilizada hacia el maltrato machista, con medios psicológicos, económicos, sociales e intelectuales. No puedo ni imaginar lo que vivirán las mujeres que no son tan privilegiadas como yo. (Y ustedes no podrían ni imaginar quién fue mi agresor).

*Gente que usted mantiene en Facebook por puro Diógenes personal, por lástima, educación y compromiso. Gente con la que no tiene contacto de ningún tipo, y solo aparece para recomendarle que le dé al "me gusta" de una birria de página profesional que no le importa a nadie. Esa gente...

*A ciertas edades hay quien todavía no ha digerido ciertos conflictos de autoestima (que todos, toditos hemos tenido) y vive obsesionadx con el reconocimiento ajeno. Es una auténtica plaga. Si en lugar de dar una imagen de persona guay, se volcara esa energía en ayudar a los que lo necesitan, apenas habría injusticia en el mundo. Ser guay es ser sensible a las necesidades ajenas, no a las propias.

*Mujeres que se perciben desde el feminismo y juzgan (mal) a otras con la coletilla de "que esto lo diga/haga una mujer"o "encima siendo mujer"... Incurriendo en el mismo error que critican, culpando o reforzando una culpa por el simple hecho de tener un coño entre las piernas. Afortunadamente nadie reparte los carnets de feminista, y somos muchas (cada vez más) y hermosamente diversas.

*Por favor, si usted tiene una vida miserable y gris, queda demasiado en evidencia cuando sale al extranjero y cuelga fotos compulsivamente. Se nota demasiado que su mundo es pequeño y su vida una catetez aspiracional. Y lo que está fuera de todo entendimiento es la foto del cartel de salidas del aeropuerto o la estación del ave. Si no hay nada artístico en la foto (porque no lo hay) ¿qué le mueve? ¿alertar a los ladrones su ausencia para que vayan a robarle el equipo de sonido de los 90 y la tele de 37 kgs en su mierda de piso de alquiler? Venga, por favor...

*Cuando veo una pareja de feos enrollándose a lo loco, me entra una horrible condescendendencia al pensar "Mira qué bien, ya se han encontrado". Lo sé, soy lo peor.

*Me ha ocurrido varias veces el pertenecer a un entorno laboral en el que la gente se critica. Unos hablan mal de otros, lo que crea un pésimo ambiente de trabajo. Al menos para mí es muy incómodo. En estos lugares se produce además un efecto rebote que envilece más todavía a la gente. Si no me posiciono en un bando criticando a otros, en lugar de generar confianza, lo que he conseguido es desconfianza y suspicacias hacia mí. ¿Por qué las relaciones sociales son tan perversas en estos universos asfixiantes y ruines? ¿Por qué el peso de la masa y el sentimiento de pertenencia es siempre fuerte aunque sea chungo? Lo mismo ocurre en los casos de acoso escolar, en la familia, en la política... El horror.

Hoy el cielo está gris en Madrid, es el cumpleaños de Hitler y la corrupción es lo que define políticamente a nuestro país.

Pero yo estoy contentísima. Como siempre.

Lo dice Diana Aller


jueves, 14 de abril de 2016

¿TE PICA EL COÑO?

Hay días en que no me apetece hablar ni escribir.
Días en que podría parecer que pretendo adoctrinar o aportar algo. Y miren, no. A mí lo que me gusta es beber cerveza y disfrutar de mi coño.
Por suerte me rodeo siempre de gente inspiradora, como mis compañeraZAS. Juntas nos entretenemos en cosas como éstas.

Vean primero el punto de partida:



Vean ahora las cositas que hacemos:



¿Para qué voy a escribir nada si hay cosas que dicen mucho más?

Lo dice Diana Aller

lunes, 11 de abril de 2016

OLE CON OLE

Me cansa mucho discutir sobre el uso de la lengua española. Me agota. No sé por qué, pero siempre suscita muchas polémicas. Defensores y detractores de la tradición se enzarzan y empeñan en demostrar empíricamente su personalísima razón.
Hace ya mucho que mi buen amigo Alberto Otto me dio una magistral lección de lingüística y libertad. De una forma sencilla y directa desarrolló toda una apología en pro de la plasticidad de las lenguas en general y del castellano en particular. En efecto, los únicos dueños del idioma son sus hablantes, y de ellos depende que mute a un sistema inclusivo, abierto y original de comunicación.
A partir de ahí, cada uno tenemos nuestras preferencias. En mi caso me decanto por las esdrújulas, los insultos decimonónicos, el punto y coma, la abolición del género y la ponderación de lo netamente español. Precisamente de esto último quiero escribir aquí unas cositas que se me pasan por la cabeza, referidas a la breve, bella, viva expresión "OLE".


1- Dice la wikipedia que la breve, bella, viva expresión "ole" "es una interjección de origen árabe, utilizada mucho en el idioma español y también en el portugués". Mucho, mucho... tampoco es que se utilice.

2- Por eso me he propuesto potenciar su uso. He decidido anexionar un sonoro ¡ole! cuando algo me guste o me haga gracia. Observo que mis hijos últimamente terminan sus frases diciendo "equisdé", que equivale al signo XD escrito a modo de sonrisa. Sin embargo su semblante es serio. Sin afección dicen por ejemplo "Eso mola bastante, equisdé". Yo no objeto nada, porque como estoy a favor de la plasticidad del lenguaje, no me parece coherente hacerlo, igual que Chus Lampreave -en la gloria del cielo esté- no mentía por ser testiga de Jehová. Pero me sorprende el uso poco enfático de una interjección en principio positiva. He decidido hacer lo mismo con nuestro bello Ole (u Olé). Decirlo al acabar las frases, y también solo: al emocionarme por algo, al escuchar una bella canción, conocer un nuevo paisaje extraeuropeo, o cuando mi amante favorito eyacule en mi cara. No es necesario enfatizarlo con admiración. Quiero que el peso emocional vaya implícito ya en su uso.

3- Así mismo, propongo el uso de la breve, bella, viva expresión "ole" en sus conversaciones. Que todos hagamos por que no se pierda esta voz y por que reconquiste nuevas metas léxicas. Que lo retomemos en nuestros whatsapps, lo incluyamos en nuestras discusiones sobre política y fútbol, y que también para nuestros adentros contemos con el "ole".

4- Para tal propósito, puede ayudar la letra de esta melodiosa copla que popularizara Juanita Reina, La Niña de los Peines o Sarita Montiel:

¿Dónde hay un sabio que explique
lo que quiere decir olé?
Si el olé es como repique
de palillos españoles.
Cuando un mocito
no sabe su pena cantar,
suelta dos olés
y queda la niña enterada
y unos ojitos de almendra,
le responden y olé ya.

El olé es una palabra
¡Olé!
que no tiene explicación,
el olé es como una rosa
¡Olé!
que sale del corazón.
El olé, primito mío,
yo no lo quiero entender
pero quiero que me digas
olé con olé y olé.
Señor farolero
que enciende el gas,
dígame usted olé
por caridad, por caridad
¡Ay, olé con olé y olé y olá!

Cuando reluce el torero
con un quite por faroles,
mis ojos dicen te quiero
y mis labios dicen olé.
Si en una noche de luna,
yo siento de entrar,
por mi ventana,
los ayes de una soleá,
yo lo recibo entre sueños
con un olé, y olé ya.

El olé es una palabra
¡Olé!
que no tiene explicación,
el olé es como una rosa
¡Olé!
que sale del corazón.
El olé, primito mío,
yo no lo quiero entender
pero quiero que me digas
olé con olé y olé.
Señor farolero
que enciende el gas,
dígame usted olé
por caridad, por caridad

¡Ay, olé con olé y olé y olá!

5- O incluso este vídeo de la película "Las Cosas del Querer"(1989), donde Ángela Molina, está más espléndida que nunca, por cierto (la leyenda cuenta que la heroína le hacía hermosear):


Sé que hay acuciantes problemas en nuestra cultura y sociedad. Sé que ustedes tienen cosas más edificantes por las que preocuparse. Sé incluso que esto les importará de verdad a muy pocos. Pero precisamente estos menesteres engrandecen el espíritu, dotan de felicidad y nos enseñan a ensanchar las miras ¡Ole!

Lo dice Diana Aller

miércoles, 6 de abril de 2016

COSAS QUE PASAN EN EL AMOR Y EN EL SEXO (Novena entrega)

-Una vez en una redacción en la que yo trabajaba apareció en la tv Mario Picazo, y mis compañeros,  homosexuales ellos, comentaron lo que les atraía. Uno de ellos aseguró que tenía pinta de tener "culo tragón". La expresión me dio asco y risa.

-Ana Martínez Gómez (alias Amy Farrah Fowler) me contó hace poco que por Wallapop le entró un tío que se hacía llamar "No es broma". Estaba bien valorado por otros usuarios y parecía muy correcto. Esta fue su conversación. (Me dijo que a su hermana también le había entrado con la misma cantinela).



-Querer y no querer enamorarse. Esa dicotomía que nos convierte en sujetos únicos, vulnerables, héroes, villanos, sabios e ignorantes. ¡Qué miedo, qué gusto, qué espanto, qué confort!

- 6 De la mañana. El principal objetivo sexual que tenía esa noche se truncó. Tarde y mal intenté ligar con alguien, pero estaba sensiblemente perjudicada. Me fui a casa. Entré en ese campo de nabos y desahogo llamado Chatroulette. Pollas de Moscú, de Brasil, de Valencia... Ratos con unos y otros sin mostrar la cara. Finalmente doy con alguien de Las Palmas de Gran Canaria. Un tío morboso que se tapa con una sábana muy finita. No le veo la cara. Chateamos. Nos tocamos. Increíble todo. Increíble de verdad. Nos decimos de todo. Conexión desde el primer momento. Me corro, se corre. Me pide el teléfono. Le digo que mejor no, que quede así guay en el recuerdo. Le pregunto la edad. Me responde "Más joven que tú, seguro". Me pregunta mi edad. Se la digo. Le pido que muestre la cara. Me dice "Tú primero". Subo la cámara y le sonrío. Justo mientras el sube la cámara para que le vea la cara, escribe en el chat: "Tengo 14 años". Casi me da un parraque.

-Ensimismarse frente al móvil al leer un whatsapp de esa persona que nos interesa tanto.

-Hombres evolucionados que comprenden necesidades sexuales femeninas y saben disfrutar y dar placer. Y no se montan historias raras, ni se creen que buscamos matrimonio (ni lo buscan ellos). Hombres que muy educadamente piden permiso para retirarse y dejar que cada uno duerma en su cama.

-El Tinder Premium merece la pena. He conocido a gente que hace un perfecto uso y le saca toda la rentabilidad posible, y la verdad, muy bien. (Usted se puede geolocalizar en cualquier parte del mundo, o puede retroceder en el caso de haber descartado a alguien, por ejemplo)


-Los anuncios de geles Durex dan demasiada cosa. La única vez que usé algo así lo pasé fatal. En lugar de un coito, parecía que tenía acatarrado el coño y lo notaba como lleno de Vicks Vapor Up. Al ver estos anuncios, con parejas feas y sosas, con aspecto de circunscribir su vida sexual al tándem vagina-pene, percibo tristeza y soledad. Percibo un mundo en el que queremos encajar a toda costa, aunque sea a fuerza de gastar dineros en cosas que no necesitamos. Percibo casas mal decoradas, tazas de Mr. Wonderful, parejas que hace años que ya no se miran con deseo, vidas de servidumbre y nubarrones, deseos de ser estrellas, de follar como actores porno, de otra vida muy diferente a la que les ha sido dada, o a la que han elegido sin querer. Veo una relación conflictiva con el propio cuerpo, al que no se termina de aceptar por creerlo defectuoso. Veo, en fin, terrorismo capitalista en el último bastión de libertad: nuestra intimidad.
Por favor, no acepten que les digan cómo follar o qué hacer. Háganlo, o incluso no lo hagan. Declararse asexual si en efecto se es, es todo un desafío normativo. Si le gusta ayuntar con un tubérculo, fóllese una patata. Sean creativos, disfruten, hagan lo que les dé la real gana sin dañar a nadie... Pero no permitan que les vendan una solución "frío/calor" para paliar la autoestima que les está menoscabando esta sociedad de consumo. Hagan el favor.

-Volver con un ex. Nunca lo entenderé.

-Prueba irrefutable de que se ha practicado sexo anal en las horas anteriores: una mancha tipo anchoílla del Cantábrico en la ropa interior.

-¿Soy la única a la que atraen los hombres que parecen auténticas señoritas -muy, muy señoritas- y luego son bestias desatadas sobre el colchón? Empiezo a pensar que esta parafilia se acabará llamando Diana Aller.

-Partos gozosos, partos orgásmicos. Controlar desde el cerebro el descontrol, ser dueña del mundo, gritar, parir, ser Dios.

-El fascinante mundo preescolar en el que se tienen novios, novias, novias profesoras, poligamia, desencuentros, juegos, tocamientos, sin jueces ni normas. Sexualidad sana.


-La obsesión por los pies es más común en tíos que en tías ¿no? O esa es mi impresión.

-Aunque nos creamos muy modernos, aunque hayamos tenido nuestros escarceos con uno y otro sexo, la bisexualidad sigue siendo un horrible tabú. No existe visibilidad real, ni comprensión, ni ganas de comprender, porque ¿Para qué?
La gran Sabina Urraca, escribió un texto, demasiado mono e idílico para gente tosca y directa como yo, pero absolutamente necesario de cara a la normalización.

-Penetración de rodillas cara a cara ¡Sí se puede! ¡Sí se puede!

-¿Ya pasó la moda del tupper sex? ¿Ya puedo decir que me parece bochornosa?

-Ojalá no fuera así, pero sospecho que en muchas ocasiones, tras una pareja (hetero) abierta, hay una mujer jodida.

-Es necesario y urgente un manifiesto, un Change.org, una manifestación o un 15M entero para protestar: Basta ya de relamerse los dedos antes de manipular genitales femeninos. Si se folla con una actriz porno eslava que está haciendo su trabajo, puede ser menester, pero las mujeres normales que disfrutan (no menopaúsicas, ojo), lubrican. Y lo hacen divinamente con un líquido viscoso y resbaladizo parecido a la clara de huevo, perfecto para pasear por allí lo que desee. De verdad, chavales de hoy: menos porno y más conocimiento carnal.


-Detesto y a la vez entiendo mucho la expresión "Robar el corazón".

-Típica pregunta absurda que les hacen a los personajes populares: "¿Tú en qué te fijas primero en una mujer/un hombre?" Y más absurdas todavía son las respuestas. Mi favorita es cuando dicen: "En las manos" ¿perdone?

-La copa menstrual es el mejor invento del mundo (Con permiso de Internet y la siesta).

-¿Saben qué cosas pueden cambiar el rumbo de la vida, de la historia, del planeta? Escribir o recibir una carta de amor. Una carta. De amor. Sí.

-El Hombre Confuso lanzó una pregunta a la virtual platea de seguidores que tiene: ¿Está Toño Sanchís con el pelo corto como para un buen revolcón? La revista Shanghay se hizo eco y ya se ha convertido en un tema recurrente de debate. Me encanta que ocurran estas cosas. Me encanta España.


-Ansiamos lo que tenemos: un hombro sobre el que llorar, y una rutina los solteros, un polvo furtivo y ningún compromiso los emparejados.

-2016. A día de hoy apenas existen estudios sobre el clítoris, la composición del fluido que se expulsa en el squirt femenino, o el influjo lunar sobre la sexualidad. Pero cualquier duda sobre energía termonuclear o el cefalotórax de cualquier insecto, puede ser solventada en la wikipedia. 2016, yeah.

-¿Creen ustedes que es posible enamorarse de una sonrisa? Es decir... ¿POR una sonrisa?

-Follar con gusto no pica.

-Cambiar planes, organizar nuestra vida y la de nuestros allegados por una mera atracción sexual. Los humanos somos así.

-Personajes populares con pinta de tener micropene (Este es un pasatiempo especialmente divertido e inútil, basado en absolutamente ninguna certeza): Joaquín Prat, Cristiano Ronaldo, Jordi González, Melendi, Johnny Depp, Albert Rivera, Rita Barberá, Mario Casas, Javier Cámara, Risto Mejide, Pablo Motos, Tom Cruise, Kiko Hernández, Pedro Almodovar...

-Personajes populares con pinta de tener megapene: Jesús Cintora, Fernando Alonso, Macaulay Culkin, David Bustamente, Toño Sanchís, Barak Obama, Hugo Silva,  Luis Tosar, Nacho Vegas, Javier Bardem, Jordi Évole, Arturo Valls, Rafa Nadal...


-Que en un momento de máxima intimidad sexual alguien diga jadeando "Qué bien follas. Eres canelita en rama", produce un placer y una ternura todo junto, realmente indescriptible.

-Los condones deben poder estirarse 7 veces su tamaño, resistir un mínimo de 18 litros de aire y soportar (y este es mi dato favorito) 39 newtons.

-La sexualidad se entiende desde un punto eminentemente machista; es acaso el más evidente ejemplo de desigualdad cultural. De ahí mi empeño en normalizar situaciones íntimas, de ahí esta gratuita exposición de la propia intimidad, pero sobre todo, de ahí las ganas de que ustedes, señoras que me leen, gocen. Gocen sin culpa ni miramientos. Gocen los martes y también los miércoles. Gocen solas y con compañeros. Gocen con amigas. Disfruten. De un café, una mirada, un juego. No permitan calificativos ni juicios sobre su forma de vivir la sexualidad y discúlpenme si sienten que yo lo hago, por favor.

-A mi amiga M. le gusta hacerse la dormida con sus amantes, mientras estos la toquetean y penetran. Me contó que su último novio (que le duró 3 meses escasos) disfrutaba con el mismo juego, casi necrofílico de quedarse quieto y dejarse hacer. M. me confesó que la relación era aburridísima porque ambos se quedaban dormidos esperando que el otro tomara la iniciativa.


-Vivimos en un mundo raro donde las mujeres de jugosa carne y los hombres sin zafios músculos se sienten acomplejados en la intimidad.

-Uno de cada 400 hombres puede chuparse la propia polla.

-¿Compensa comenzar una relación sabiendo que de la pasión se pasará a la desidia? ¿Sabiendo lo duras que son las rupturas?

-Los indios americanos tienen, en promedio, el pene de mayor longitud en el mundo, mientras que los polacos, tienen el de mayor grosor.

-Amores furtivos que se solventan a escondidas, robando tiempo a las propias vidas. Mucha dificultad y mucho desgaste...

-Todavía mejor que dormirse junto a alguien que se desea, es despertarse.

-Cuando alguien que a usted le gusta mucho (Mucho de... mucho) le cancela una cita, o se lo pone difícil o no contesta... ¿Por qué mierda le gusta más? ¡Ay!
Decía mi buen amigo Pau (el de La Habitación Roja), que no hay nada menos atrayente que tener a alguien detrás de ti. Y es verdad. ¡Qué complicado es todo, pardiez!

-Me gusta la palabra "coño". Su sonoridad, su significado. Hay que usarlo más, coño. (Y ya en diminutivo, coñito, me rechifla).

-El amor. Joder, no hay quien lo entienda ni quien lo controle. Y el amor controla todo.

Lo dice Diana Aller

lunes, 4 de abril de 2016

TRIUNFAR EN LA LITERATURA (Y EN CUALQUIER COSA)

No descubro nada nuevo si digo que no todos partimos del mismo punto a la hora de ser considerados por la cultura de nuestro tiempo. Así ocurre en este apasionante mundo de los escribientes entre los que me hallo. (Soy escritora, esa es mi profesión, aunque con mi nombre no haya un solo libro publicado aunque sí escrito).

Influye, ya lo saben ustedes, nacer en un país y no en otro, en una familia de dineros y no en la Cañada Real, disfrutar de privilegios y no discapacidades y, en fin, una serie de baremos que conviene tener en cuenta si usted se quiere dedicar a este noble arte, buscar el prestigio y, posiblemente pasar hambre. Ahí van:



1- Ser varón
Como en todo (salvo si quiere ser matrona o top model) si usted porta un pene entre sus extremidades inferiores, le será más fácil dedicarse a escribir y a sacar rédito de ello. Por supuesto, no será consciente del privilegio, y achacará a su buen hacer el número de lectores, la cuantía de los premios y la cantidad de obras publicadas. Pero así, entre usted y yo, le advierto que gracias a eso que le cuelga, usted tiene parte del recorrido hecho. Reconózcalo. Aprovéchelo.

2- Ir a tertulias y cosas de escritores
Para ser escritor no basta escribir. Hay que serlo y también parecerlo. Lo suyo es reunirse en un café con encanto y debatir acaloradamente sobre las vanguardias de entreguerras, discutir sin escuchar, beber vino, achisparse y terminar cada charla afirmando que no hay nadie más anarquista que usted. Los escritores tienden a hacer cosas que consideran de intelectuales, por eso es raro verlos llevando a sus hijos a actividades extraescolares o acumular cupones descuento, o comprar pilas triple A.

3-Tener una combinación de nombre/apellido no común 
Siempre he pensado que Miguel Hernández no es más estudiado porque tiene nombre de funcionario, de compañero de clase con forro polar, de padre aburrido, hermano ausente, hijo menor de 4 hermanos, de señor de pelo sucio con un samsung negro, de vulgaridad, de verano en Levante y peña futbolística.
Miguel Hernández no es nombre de genio, ¡Qué contradicción escribir tan bien al amor y a la ausencia, pardiez!:
Perseguidos, hundidos
por un gran desamparo
de recuerdos y lunas
de noviembres y marzos,
aventados se vieron
como polvo liviano:
aventados se vieron,
pero siempre abrazados.

4-Ser familia de escritores o artistas
Curiosamente en estas labores de grafía de palabras continuada, influye y mucho, el apellido. No solo que sea raro, sino que se asocie a la cultura. Si sus padres vienen de un entorno rural e indocto, mal. Si usted pertenece a una saga adinerada, bien. Si en su familia hay un escritor, perfecto. Las editoriales le ofrecerán encargos, los diarios albergarán su ingenio, sus contemporáneos le citarán de cuando en cuando.

5-Tener aspecto bohemio y/o extravagante si se es hombre y de pija si se es mujer
Puede llevar sombrero, pajarita, gafas de montura redonda o cualquier complemento en desuso. Aunque sea contrahecho y patizambo, le dará el aspecto interesante e intelectual que usted ansía.
Si entre sus piernas se fricciona un rosado clítoris, sepa usted, mujer, que su atuendo tiene que ser más Carmen Posadas, como de señora bien del Pinar de Chamartín, que el look Lavapies de Lucía Etxebarria. Como mucho, está bien visto una gorrita afrancesada y unas ordenadas canas a lo Carmen Martín Gaite. Pero ya.

6-Tener opinión de todo, aunque no se esté acreditado para ello. 
Leo columnas, asisto a declaraciones televisivas y me espanto ante estados de Facebook que prodigan un brutal desprecio hacia los desfavorecidos, misoginia, racismo, superioridad... y todo amparado por una supuesta pátina de intelectualidad siempre autoproclamada de unos cuantos cantamañanas que se dicen escritores.
Es muy duro vivir aguantando esto. ¿Saben lo que pienso de ellos?  Que son unos pocasluces, barbilampiños, mikolápices, zascandiles, pelagambas, zurcefrenillos, tuerceanos, y hediondos. Ya me he quedado un poco más a gustico. Perdón. Sigo:

7-Malditismo  
Un malditismo occidental, aprendido y muy perverso, porque es "pro-sistema" disfrazado de "anti", de protesta, de rebeldía...  Siempre estarán contra el gobierno, siempre llorarán para que "papá Estado" les subvencione, siempre enarbolarán banderas de sus propias causas, siempre le cantarán al desamor.
La homosexualidad se admira secretamente, pero en su fuero interno, el escritor considera mariconadas las cosas dulces y tiernas, y se le antoja asquerosa la imagen de dos gays envueltos en arrumacos. Para compensar, y sentirse abiertos de mente, gozan con los anos de sus compañeras sexuales.
Utilizan la pobreza como excusa vital, han desarrollado una inmensa cara dura que integran en cada  cosa que hacen, y el ego les perdona y anima a consumir alcohol y otras cositas, solo por pose. El malditismo es así.

8-Tener una carrera de letras
Si usted es filólogo tiene más posibilidades de que le reconozcan como escritor, que si estudió fisioterapia.

9-Dar a entender que se es de izquierdas
¡Ojo! Solo hay que darlo a entender, porque luego, en el día a día, su comportamiento puede ser aburguesadamente pepero. En un escritor, estas cosillas se perdonan. (No pasa nada, todos lo hacen)

Espero que esta humilde guía les sirva para decidir la deriva de sus vidas y sus escritos. Si desean ejercer este precioso oficio sin malditismo, ni sombrero, ni polla, ni tertulias, ni ayuda, sean igualmente bienvenidos, y prepárense para una vida plena, esforzada, dura y feliz. (Y cupones descuento del Carrefour, y soportar críticas infundadas y que le cierren puertas en las narices sin parar). Y ni mil Pérez Revertes o cualesquiera de su calaña, conseguirán disuadirnos de la maravilla del lenguaje y sus posibilidades de juego y trampantojo.

Pero sí. Escribir. Escribir por gusto. Por obligación. Por placer. Por prescripción psicológica. Por desidia. Por amor. Por desamor. Por activismo. Por inactividad. Escribir mola. Siempre.

Lo dice Diana Aller